12 April 2017

El 12 de abril Lectura Bíblica Diaria

Sonidos del aire libre
SonLifeTV.com/español
Mensaje de la Cruz de Cristo Jesús-Capítulo-1
www.miradioc4.com/escuchar-en-vivo/


El 12 de abril Lectura Bíblica Diaria:

Zacarías 11 a 13:
¡Abre tus puertas, monte Líbano, para que el fuego devore tus cedros! ¡Gime tú, ciprés, porque los cedros se han caído y los majestuosos árboles se han derrumbado! ¡Giman, robles de Basán! ¡Los tupidos bosques han sido derribados! Escuchen el gemido de los pastores; ¡sus ricos pastizales han sido destruidos! Escuchen el rugido de los leones; ¡la espesura del Jordán ha quedado devastada! Así dice el Señor mi Dios: "Cuida de las ovejas destinadas al matadero. Quienes las compran las matan impunemente, y quienes las venden dicen: ¡Bendito sea el Señor, porque me he enriquecido! Ni sus propios pastores se compadecen de ellas. Pero ya no tendré piedad de los que habitan este país afirma el Señor, sino que los entregaré en manos de su prójimo y de su rey. Aunque devasten el país, no los rescataré de sus manos." Así que me dediqué a cuidar las ovejas que los mercaderes habían destinado al matadero. Tomé dos varas de pastor: a una le puse por nombre Gracia, y a la otra Unión, y me dediqué a cuidar del rebaño. En un solo mes me deshice de tres pastores. Pero me cansé de las ovejas, y ellas se cansaron de mí. Así que les dije: "Ya no voy a ser su pastor. Las que se vayan a morir, que se mueran; las que deban perecer, que perezcan; y las que queden con vida, que se devoren unas a otras." Tomé entonces la vara a la que había llamado Gracia, y la quebré. De ese modo anulé el pacto que había hecho con todas las naciones. Ese mismo día quedó anulado, y los mercaderes de ovejas que me observaban supieron que se trataba de la palabra del Señor. Les dije: "Si les parece bien, páguenme mi jornal; de lo contrario, quédense con él." Y me pagaron sólo treinta monedas de plata. ¡Valiente precio el que me pusieron! Entonces el Señor me dijo: "Entrégaselas al fundidor." Así que tomé las treinta monedas de plata y se las di al fundidor del templo del Señor. Quebré luego la segunda vara, a la que había llamado Unión, y anulé el vínculo fraternal entre Judá e Israel. El Señor me dijo entonces: "Vístete ahora como uno de esos pastores insensatos, porque voy a poner sobre el país a un pastor que no se preocupará por las ovejas moribundas, ni buscará a las ovejas pequeñas, ni curará a las ovejas heridas ni dará de comer a las ovejas sanas, sino que devorará a las más gordas y les arrancará las pezuñas." ¡Ay del pastor inútil que abandona su rebaño! ¡Que la espada le hiera el brazo, y el puñal le saque el ojo derecho! ¡Que del brazo quede tullido, y del ojo derecho, ciego! Esta profecía es la palabra del Señor con respecto a Israel. Afirma el Señor, que extendió los cielos, que echó los cimientos de la tierra, y que puso en el hombre aliento de vida: "Convertiré a Jerusalén en una copa que embriagará a todos los pueblos vecinos. Judá será sitiada, lo mismo que Jerusalén, y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. "En aquel día convertiré a Jerusalén en una roca inconmovible para todos los pueblos. Los que intenten moverla quedarán despedazados. "En aquel día espantaré a todos los caballos y enloqueceré a sus jinetes afirma el Señor. Me mantendré vigilante sobre Judá, pero dejaré ciegos a los caballos de todas las naciones. Entonces los jefes de Judá proclamarán: La fortaleza de los habitantes de Jerusalén es su Dios, el Señor Todopoderoso. "En aquel día convertiré a los jefes de Judá en un brasero ardiente dentro de un bosque, en una antorcha encendida entre las gavillas. A diestra y a siniestra devorarán a todos los pueblos vecinos, pero Jerusalén misma volverá a ser habitada. El Señor salvará primero las viviendas de Judá, para que no sea mayor la gloria de la casa real de David, y la de los habitantes de Jerusalén, que la de Judá. "En aquel día yo, el Señor, protegeré a los habitantes de Jerusalén. El más débil entre ellos será como David, y la casa real de David será como Dios mismo, como el ángel del Señor que marcha al frente de ellos. "En aquel día me dispondré a destruir a todas las naciones que ataquen a Jerusalén. Sobre la casa real de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritu de gracia y de súplica, y entonces pondrán sus ojos en mí. Harán lamentación por el que traspasaron, como quien hace lamentación por su hijo único; llorarán amargamente, como quien llora por su primogénito. "En aquel día habrá una gran lamentación en Jerusalén, como la de Hadad Rimón en la llanura de Meguido. Todo el país hará duelo, familia por familia: "la parentela de David y sus esposas, la parentela de Natán y sus esposas, la parentela de Leví y sus esposas, la parentela de Simí y sus esposas, y todas las demás familias y sus esposas. "En aquel día se abrirá una fuente para lavar del pecado y de la impureza a la casa real de David y a los habitantes de Jerusalén. "En aquel día arrancaré del país los nombres de los ídolos, y nunca más volverán a ser invocados afirma el Señor Todopoderoso. También eliminaré del país a los profetas y la impureza que los inspira. Y si hubiera todavía alguno que quisiera profetizar, sus propios padres le dirán: Has mentido en el nombre del Señor. Por tanto, debes morir. Y por meterse a profeta, sus propios padres lo apuñalarán. "En aquel día los profetas se avergonzarán de sus visiones proféticas. Ya no engañarán a nadie vistiéndose con mantos de piel, sino que cada cual dirá: Yo no soy profeta sino agricultor. Desde mi juventud, la tierra ha sido mi ocupación. Y si alguien le pregunta: ¿Por qué tienes esas heridas en las manos?, él responderá: Son las heridas que me hicieron en casa de mis amigos. El pastor herido, las ovejas dispersas "¡Despierta, espada, contra mi *pastor, contra el hombre en quien confío! afirma el Señor Todopoderoso. para que se dispersen las ovejas y vuelva yo mi mano contra los corderitos. Las dos terceras partes del país serán abatidas y perecerán; sólo una tercera parte quedará con vida afirma el Señor. Pero a esa parte restante la pasaré por el fuego; la refinaré como se refina la plata, la probaré como se prueba el oro. y yo les responderé. Yo diré: Ellos son mi pueblo, y ellos dirán: El Señor es nuestro Dios.




Salmo 120:
En mi angustia invoqué al Señor, y él me respondió. Señor, líbrame de los labios mentirosos y de las lenguas embusteras. ¡Ah, lengua embustera! ¿Qué se te habrá de dar? ¿Qué se te habrá de añadir? ¡Puntiagudas flechas de guerrero, con ardientes brasas de retama! ¡Ay de mí, que soy extranjero en Mésec, que he acampado entre las tiendas de Cedar! ¡Ya es mucho el tiempo que he acampado entre los que aborrecen la paz! Yo amo la paz, pero si hablo de paz, ellos hablan de guerra.


Proverbios 24:
No envidies a los malvados, ni procures su compañía; porque en su corazón traman violencia, y no hablan más que de cometer fechorías. Con sabiduría se construye la casa; con inteligencia se echan los cimientos. Con buen juicio se llenan sus cuartos de bellos y extraordinarios tesoros. El que es sabio tiene gran poder, y el que es entendido aumenta su fuerza. La guerra se hace con buena estrategia; la victoria se alcanza con muchos consejeros. La sabiduría no está al alcance del necio, que en la asamblea del pueblo nada tiene que decir. Al que hace planes malvados lo llamarán intrigante. Las intrigas del necio son pecado, y todos aborrecen a los insolentes. Si en el día de la aflicción te desanimas, muy limitada es tu fortaleza. Rescata a los que van rumbo a la muerte; detén a los que a tumbos avanzan al suplicio. Pues aunque digas, "Yo no lo sabía", ¿no habrá de darse cuenta el que pesa los corazones? ¿No habrá de saberlo el que vigila tu vida? ¡Él le paga a cada uno según sus acciones! Come la miel, hijo mío, que es deliciosa; dulce al paladar es la miel del panal. Así de dulce sea la sabiduría a tu alma; si das con ella, tendrás buen futuro; tendrás una esperanza que no será destruida. No aceches cual malvado la casa del justo, ni arrases el lugar donde habita; porque siete veces podrá caer el justo, pero otras tantas se levantará; los malvados, en cambio, se hundirán en la desgracia. No te alegres cuando caiga tu enemigo, ni se regocije tu corazón ante su desgracia, no sea que el Señor lo vea y no lo apruebe, y aparte de él su enojo. No te alteres por causa de los malvados, ni sientas envidia de los impíos, porque el malvado no tiene porvenir; ¡la lámpara del impío se apagará! 30 Hijo mío, teme al Señor y honra al rey, y no te juntes con los rebeldes, porque de los dos recibirás un castigo repentino ¡y quién sabe qué calamidades puedan venir! También éstos son dichos de los sabios: No es correcto ser parcial en el juicio. Maldecirán los pueblos, y despreciarán las naciones, a quien declare inocente al culpable. Pero bien vistos serán, y bendecidos, los que condenen al culpable. Una respuesta sincera es como un beso en los labios. Prepara primero tus faenas de cultivo y ten listos tus campos para la siembra; después de eso, construye tu casa. No testifiques sin razón contra tu prójimo, ni mientas con tus labios. No digas: "Le haré lo mismo que me hizo; le pagaré con la misma moneda." Pasé por el campo del perezoso, por la viña del falto de juicio. Había espinas por todas partes; la hierba cubría el terreno, y el lindero de piedras estaba en ruinas. Guardé en mi corazón lo observado, y de lo visto saqué una lección: Un corto sueño, una breve siesta, un pequeño descanso, cruzado de brazos... ¡y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez, como un hombre armado!
El Libro de Primera de Corintios Capítulo 10 del Nuevo Testamento del Expositor por Jimmy Swaggart:


LA EPÍSTOLA DEL APÓSTOL PABLO A LOS
CORINTIOS
CAPÍTULO 10
(59 d.C.)
ISRAEL


PORQUE no quiero, Hermanos, que ignoréis (el Espíritu Santo no quiere que seamos ignorantes de estas Verdades) que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube (la Presencia de Dios, la cual guiaba a Israel), y todos pasaron el Mar (el Mar Rojo, simboliza pasando de la muerte a la vida);
2 Y todos en Moisés fueron bautizados (el Dador de la Ley era un Tipo de Cristo) en la nube (un Tipo de la Presencia del Señor) y en el mar (un Tipo del Bautismo en Agua);
3 Y todos comieron la misma vianda espiritual (refiriéndose al Maná como un Tipo de "la Cena del Señor");
4 Y todos bebieron la misma bebida espiritual (se refería a la Peña Herida [Éx. 17:6; Núm. 20:11; Sal. 78:15]): porque bebían (literalmente dice, "ellos estaban tomando," indicando que era un don continuo) de la Piedra espiritual que los seguía (hay una leyenda Judaica que dice que la primera Peña Herida en Refidim [Éx. 17:6] les seguía durante su Jornada entera en el Desierto y les suplía agua; toda evidencia indica que esto es cierto): y la Piedra era Cristo (la Peña tipificaba a Cristo).
5 Pero Dios no se agradó de la mayoría de ellos (debiera traducirse, "la mayor parte de ellos"): por lo cual sus cuerpos fueron tendidos en el desierto. (Esto, en efecto, se refiere a Dios que diseñaba con propósito la destrucción de ellos por su rebelión.)
6 Empero estas cosas fueron hechos como ejemplos para nosotros (hemos de aprender de ellos, y no cometer los mismos errores), para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron (expone los mismos resultados de la destrucción para los Cristianos modernos como para los Israelitas de la antigüedad, si es que los Creyentes modernos insisten en vivir en el pecado).
7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos (la religión es la idolatría más grande de todas); según está escrito (Éx. 32:6), Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantaron a jugar. (Temo que la mayoría de la Iglesia moderna está "jugando," tal como Israel de la antigüedad.)
8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veinte y tres mil (una advertencia contra la inmoralidad [Núm. 25:1-9]).
9 Ni tentemos a Cristo, como también algunos de ellos Le tentaron (se refiere a dudar de la Palabra de Dios), y perecieron por las serpientes (Núm. 21:5-9).
10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron (criticaron la manera en que Dios está obrando), y perecieron por el destructor. (Dios es el Destructor final, aunque Él puede usar cualquier otra cosa como Su instrumento.)
11 Y estas cosas les acontecieron en figura (como advertencia; hay que tener en cuenta esas advertencias): y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado (debiera haberse traducido, "a quienes el cumplimiento de las edades ha llegado," es decir, "la Edad de la Iglesia").
ADVERTENCIA
12 Así que el que piensa estar firme (dirigido a todos los Creyentes) mire que no caiga. (No quiere decir disasociarse de la comunión, como algunos lo enseñan, sino perder la Salvación Eterna. Si siempre tiene la Cruz a la vista, entonces esto no va a ocurrir.)
13 No os hayáis pasado por tentación alguna que no sea humana (las limitaciones que Dios ha impuesto sobre Satanás con respecto a lo que él puede o no puede hacer): mas Fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podáis soportar (tenemos Su Promesa; toda tentación puede ser vencida por nuestra Fe al permanecer constante en Cristo y en la Cruz, la cual le da el Poder del Espíritu Santo para ayudarnos [Rom. 8:2]); antes dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis aguantar. (Como se dijo, "la salida" es siempre la Cruz [Ef. 6:10-18].)
14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. (En cualquier cosa que coloquemos nuestra Fe, aparte de la Cruz de Cristo, se convierte en un ídolo.)
15 Como a sabios hablo (si lo eran o no, es lo que debían haber sido); juzgad vosotros lo que digo (significa en este caso, "lo que estoy por decir").
16 La Copa de Bendición que bendecimos, ¿no es la Comunión de la Sangre de Cristo? (La Cena del Señor es una Bendición, si la comprende correctamente.) El pan que partimos, ¿no es la Comunión del Cuerpo de Cristo? (La "Sangre" y el "Cuerpo" se refieren al precio que Cristo pagó en la Cruz.)
17 Porque nosotros siendo muchos somos un sólo pan y un sólo cuerpo (Cristo es el "Pan," y el único "Pan" que produce un solo Cuerpo, es decir, "la Iglesia"): pues todos participamos de aquel mismo Pan. (Se refiere a Jesucristo como el único "Pan de Vida." ¡No hay ningún otro!)
18 Mirad a Israel según la carne (la Ley de Moisés): los que comen de los Sacrificios ¿no son partícipes con el Altar? (Probablemente se hubiera traducido mejor, "¿no tienen ellos Comunión con el Altar?" Tiene referencia al siguiente Versículo.)
19 ¿Qué pues digo? (¿Qué estoy diciendo?) ¿Que el ídolo es algo? ¿O que sea algo lo que es Sacrificado a los ídolos? (Como un punto estricto, el ídolo no es nada, tampoco lo es el Sacrificio ofrecido a los ídolos.)
20 Antes digo, que lo que los Gentiles Sacrifican, a los demonios lo Sacrifican, y no a Dios (declara en términos tajantes los poderes de tinieblas detrás de los ídolos): y no querría que vosotros fueseis partícipes con los demonios. (En efecto, él está diciendo, "no quiero que ustedes sean participantes ni copartícipes con los demonios." Lo mismo se puede decir de la mayoría de las películas modernas, además de la mayoría de la recreación moderna.)
21 No podéis beber la Copa del Señor, y la copa de los demonios (si vamos a asociarnos con demonios, el Señor no va a permanecer): no podéis ser partícipes de la mesa del Señor (la Cena del Señor), y de la mesa de los demonios (lo que el mundo ofrece).
22 ¿O provocaremos a celos al Señor? (Él está completamente celoso de cualquier cosa en nuestras vidas que compite con Él, como es evidente [Stg. 4:5].) ¿Somos más fuertes que Él? (La advertencia de que el "celo" de Dios no puede ser desafiado con impunidad.)
LA GLORIA DE DIOS
23 Todo me es Lícito, mas no todo conviene (se trata de la Libertad Cristiana, y, también, la manera por la cual debe de tenerla en cuenta): todo me es Lícito, mas no todo edifica. (Trata acerca de la contención de algunos Corintios quienes afirmaban que sus "derechos" Cristianos les concedían la libertad de comportarse como les daba la gana.)
24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. (Debiera traducirse, "cada hombre es el bien de los demás," lo que significa que debemos pensar en los demás con respecto a todo lo que hagamos. La libertad no es buscar mi propio bien, sino el bien de los demás.)
25 De todo lo que se vende en la carnicería (el mercado o la carnicería), comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia (no se moleste en indagar si al principio fue ofrecido a los ídolos o no):
26 Porque del Señor es la Tierra, y todo lo que hay en ella. (Pablo emplea este Texto para justificar el comer de todos los alimentos, siempre que sean deseados [Sal. 24:1].)
27 Y si algún incrédulo (inconverso) os llama, y queréis ir (a las casas de estas personas, no a los Templos de los ídolos); de todo lo que se os pone delante, comed, sin preguntar nada por causa de la conciencia (no lo investigue, sólo cómaselo y agradézcalo).
28 Mas si alguien os dijere, Esto fue Sacrificado a los ídolos, no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por causa de la conciencia (hay que tomar esta dirección solamente si el anfitrión le revela esa información): porque del Señor es la Tierra, y todo lo que en ella hay (significa que esta plenitud, hablando de la carne ofrecida a los ídolos, no está siendo usado en la manera como lo intentaba el Señor):
29 La conciencia, digo, no la tuya, sino del otro (se refiere al hecho de que debemos siempre estar conscientes de los demás): pues ¿por qué ha de ser juzgada mi libertad por otra conciencia? (Todo lo que hagamos hay que hacerlo teniendo en mente cómo afectará a los demás.)
30 Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser blasfemado por lo que doy gracias? (El Apóstol está diciendo que no podemos agradar a todos. Hay algunos que siempre criticarán no importa lo que hagamos.)
31 Si pues coméis, o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la Gloria de Dios. (Cualquier cosa que hagamos, siempre hay que preguntarse: "¿trae esto Gloria a Dios?")
32 Sed sin ofensa a Judíos, y a Gentiles, y a la Iglesia de Dios:
33 Como también yo en todas las cosas complazco a todos, no procurando mi propio beneficio ("en todo procure agradar a todos los hombres"), sino el de muchos, para que sean salvos (siempre teniendo en cuenta la Salvación de las almas).



Primera Corintios Capítulo 13:
Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada. Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso. El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá. Porque conocemos y profetizamos de manera imperfecta; pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño. Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido. Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.


Hebreos 10:35-12:4
Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido. Pues dentro de muy poco tiempo, "el que ha de venir vendrá, y no tardará. Pero mi justo vivirá por la fe. Y si se vuelve atrás, no será de mi agrado." Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida. Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos. Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve. Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio más aceptable que el de Caín, por lo cual recibió testimonio de ser justo, pues Dios aceptó su ofrenda. Y por la fe Abel, a pesar de estar muerto, habla todavía. Por la fe Enoc fue sacado de este mundo sin experimentar la muerte; no fue hallado porque Dios se lo llevó, pero antes de ser llevado recibió testimonio de haber agradado a Dios. En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan. Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe. Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor. Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa. Así que de este solo hombre, ya en decadencia, nacieron descendientes numerosos como las estrellas del cielo e incontables como la arena a la orilla del mar. Todos ellos vivieron por la fe, y murieron sin haber recibido las cosas prometidas; más bien, las reconocieron a lo lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos en la tierra. Al expresarse así, claramente dieron a entender que andaban en busca de una patria. Si hubieran estado pensando en aquella patria de donde habían emigrado, habrían tenido oportunidad de regresar a ella. Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad. Por la fe Abraham, que había recibido las promesas, fue puesto a prueba y ofreció a Isaac, su hijo único, a pesar de que Dios le había dicho: "Tu descendencia se establecerá por medio de Isaac." Consideraba Abraham que Dios tiene poder hasta para resucitar a los muertos, y así, en sentido figurado, recobró a Isaac de entre los muertos. Por la fe Isaac bendijo a Jacob y a Esaú, previendo lo que les esperaba en el futuro. Por la fe Jacob, cuando estaba a punto de morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyándose en la punta de su bastón. Por la fe José, al fin de su vida, se refirió a la salida de los israelitas de Egipto y dio instrucciones acerca de sus restos mortales. Por la fe Moisés, recién nacido, fue escondido por sus padres durante tres meses, porque vieron que era un niño precioso, y no tuvieron miedo del edicto del rey. Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón. Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado. Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa. Por la fe salió de Egipto sin tenerle miedo a la ira del rey, pues se mantuvo firme como si estuviera viendo al Invisible. Por la fe celebró la Pascua y el rociamiento de la sangre, para que el exterminador de los primogénitos no tocara a los de Israel. Por la fe el pueblo cruzó el Mar Rojo como por tierra seca; pero cuando los egipcios intentaron cruzarlo, se ahogaron. Por la fe cayeron las murallas de Jericó, después de haber marchado el pueblo siete días a su alrededor. Por la fe la prostituta Rahab no murió junto con los desobedientes, pues había recibido en paz a los espías. ¿Qué más voy a decir? Me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas, los cuales por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia y alcanzaron lo prometido; cerraron bocas de leones, apagaron la furia de las llamas y escaparon del filo de la espada; sacaron fuerzas de flaqueza; se mostraron valientes en la guerra y pusieron en fuga a ejércitos extranjeros. Hubo mujeres que por la resurrección recobraron a sus muertos. Otros, en cambio, fueron muertos a golpes, pues para alcanzar una mejor resurrección no aceptaron que los pusieran en libertad. Otros sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles. Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada. Anduvieron fugitivos de aquí para allá, cubiertos de pieles de oveja y de cabra, pasando necesidades, afligidos y maltratados. ¡El mundo no merecía gente así! Anduvieron sin rumbo por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas. Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor. Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo. En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre.


Romanos 8:
Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu. Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: "¡Abba! ¡Padre!" El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros. La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que toda la creación todavía gime a una, como si tuviera dolores de parto. Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene? Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia. Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios. Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó. ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? Así está escrito: "Por tu causa nos vemos amenazados de muerte todo el día; nos tratan como a ovejas destinadas al matadero." Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.

Labels: , , , , , , , , , , , , , , ,

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home