23 November 2014

El 23 de noviembre Lectura Bíblica Diaria




El 23 de noviembre Lectura Bíblica Diaria:

Ezequiel 47- 48 a Daniel 1: (Biblia de Estudio del Expositor:)

Capítulo 47
(574 a.C.)
EL RÍO QUE FLUYE DESDE EL TEMPLO

     1 ME hizo volver luego a la entrada de la casa; y he aquí aguas que salían por debajo del umbral de la casa hacia el oriente;  porque la fachada de la casa estaba al oriente, y las aguas descendían de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al sur del Altar.  (Los primeros doce Versículos muestran el Río del Santuario, con el resto mostrando las Fronteras de la Tierra.  «La Entrada de la Casa» habla del Santuario de donde fluirán las aguas.  Además, la «Entrada» o sea «la Puerta» es Cristo [Jn. 14:6].  «Y he aquí aguas que salían», significa el Espíritu Santo, Quien fluye de Cristo.  No es «agua» sino «aguas».  Literalmente sale de la «Casa» con su Fuente el mismo Trono de Jehová [Jn. 7:37-39].
    «Que salían por debajo del umbral de la Casa hacia el oriente», muestra que las aguas acrecentarán de sí mismas, y no, como en la naturaleza, por la entrada de otros riachuelos tributarios.  Este «umbral» habla del suelo, y, en el sentido espiritual, denota humildad.
    «Al sur del Altar», denota el canal, o curso, del Río.  Es el Altar de Jehová, es decir, el Calvario.)
     2 Y me sacó por el camino de la puerta del norte, y me hizo dar la vuelta por el camino exterior, fuera de la puerta, al camino de la que mira al oriente; y vi que las aguas salían del lado derecho.  («Me sacó por el camino de la puerta del norte», simplemente significa que la Puerta Oriental Interior estaba cerrada, y que la Puerta Exterior al Oriente estaba cerrada también; por lo tanto, el Señor le guió afuera por el Atrio Interior y Exterior por la Puerta del Norte.
    Hay un significado espiritual en este aparente Pasaje oscuro.  Muchos están hambrientos por el Señor, pero no saben exactamente cómo recibirle.  Reconocidamente, el curso, aunque directo, no se alcanza de una manera directa.  Sin embargo, todos quienes persistan recibirán, porque todos están invitados a venir [Apoc. 22:17].)
     3 Y salió el Varón hacia el oriente, llevando un cordel en su Mano.  Y midió mil codos y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos.  (¡El «Varón» es Cristo!  Mientras las aguas salen por debajo del umbral del Santuario, y mientras ellas fluyen al oriente, el canal comienza a ensancharse.  En esta primera etapa, tiene cerca de 457 metros [1.500 pies] de ancho, y no es muy profundo todavía, solamente «hasta los tobillos».  Los «tobillos» representan la entrada al Río, de este modo representan la Salvación.)
     4 Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas.  Midió luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos.  (Las «rodillas» significan oración y dependencia total en el Señor, estas cosas hechas por el Poder del Espíritu Santo en lugar de la carne.  Por lo tanto, las «rodillas» también representan el Bautismo con el Espíritu Santo [Hechos 2:4].
    ¡La implicación en estos Pasajes es que «el Hombre con un cordel en Su Mano» debe ser seguido, que es Su propósito!
    Los «lomos» representan la parte procreativa del hombre, que señala el Poder milagroso de Dios, que debe ser predominante en todas las personas Bautizadas con el Espíritu Santo.)
     5 Y midió otros mil, y era ya un Río que yo no podía pasar,  porque las aguas habían crecido, y el Río no se podía pasar sino a nado.  (El arroyo ya ensanchado, hasta ahora es «un Río que no se podía pasar».  Este «Río» representa la última progresión, con esta en sí dejada abierta, que simboliza el Evangelio completo para el hombre completo.  En cierto sentido, el «Río» es un tipo físico del Espíritu Santo, y Su Obra dentro de nuestras vidas.)
     6 Y me dijo:  ¿Has visto, Hijo de hombre?  Después me llevó, y me hizo volver por la ribera del Río.  (Ahora Cristo llama la atención de Ezequiel al «curso» del Río a la «Fuerza» del Río.  Por lo tanto, en este escenario, se tiene la «Fuente», que es el Santuario, y el «Curso», que está junto al Altar, y ahora la «Fuerza», que representa lo que el Río hace.)
     7 Y volviendo yo, he aquí en la ribera del Río había muchísimos árboles por un lado y el otro.  («Muchísimos árboles» significa «mucho fruto» [Jn. 15:5].  Los «árboles» crecen a ambos lados del Río.)
     8 Y me dijo:  Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán a la llanura y entrarán en el mar,  y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas.  (La idea del Río es traer vida al «desierto», como el Espíritu Santo Solo por medio de Cristo puede traer vida al hombre no regenerado, quien está muerto en transgresiones y pecados.  Literalmente, esto habla del Mar Muerto, que no contiene vida alguna.  El «Mar Muerto» luego será sanado, simbólico de lo que el Señor puede hacer por medio del Espíritu Santo en la vida de una persona [Jn. 7:37-39].)
     9 Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos Ríos, vivirá;  y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este Río.  (La palabra «Ríos» significa los dos grandes Ríos.  Mientras este Río fluye hacia el oriente del Santuario, luego dará vuelta al sur hacia el Mar Muerto.  A alguna altura en su curso hacia el sur, se dividirá, con un lado que continuará hacia el Mar Muerto, con el otro siguiendo su curso hasta el Mediterráneo [Zac. 14:8].  Como resultado, y por cualquier medio, mientras el Mar Muerto anteriormente no contenía vida, ahora «habrá muchísimos peces», que significa abundancia de vida.  Otra vez, esto representa lo que Cristo puede hacer en el corazón y vida de cualquier individuo.
    «Y vivirá todo lo que entrare en este Río», representa el resultado de la vida Nacida de Nuevo, llena del Espíritu.)
    10 Y junto a él estarán los pescadores; y desde Engadi hasta Eneglayin será su tendedero de redes; y por sus especies serán los peces tan numerosos como los peces del Mar Grande.  (Esto se refiere al Mar Muerto, que ya no es muerto, sino sobreabunda con vida.  Esto habla de los muchos diferentes tipos de pez, «en grandísima abundancia».  Esto habla de la cosecha, de la cual el Espíritu Santo siempre se ocupa.)
    11 Sus pantanos y sus lagunas no se sanearán; quedarán para salinas.  (La razón por la cual estos lugares no son sanados es debida a la imperfección que continuará existiendo durante el Milenio, porque el hombre todavía estará bajo prueba.  Él tendrá libre albedrío con la libertad de elegir.  Si él acepta el gobierno del Mesías, disfrutará de las bendiciones mostradas en los Versículos 1 al 10 y Versículo 12.  Pero si él rechaza ese gobierno, como la esposa de Lot, se convertirá en sal, porque la Gracia despreciada involucra amargura y muerte.  [Esto habla de la gente natural y no de los Santos Glori­ficados.]
    Las Bendiciones Milenarias serán poderosas y permanentes.  Superará enormemente y casi borrará el mal, pero no completamente.  Porque solamente en el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra habrá perfección.)
    12 Y junto al Río, en la ribera a uno y otro lado, crecerá todo árbol de comer; sus hojas nunca caerán, ni faltará su fruto; a su tiempo madurará, porque sus aguas salen del Santuario y su fruto será para comer, y su hoja para medicina.  (Ahora a Ezequiel le fue mostrado el propósito de estos árboles milagrosos que crecen junto a cada lado de estos Ríos.  Estos «árboles» perpetuamente producirán nuevo fruto porque están nutridos por aguas que salen del Santuario.  El fruto sanará así como nutrirá.  Tal es el carácter de una Vida y Ministerio basado en el Calvario, y vivificado por el Espíritu Santo.
    De hecho, la población del mundo [que incluirá a todos, con la excepción de los Santos Glorificados] continuará viviendo perpetuamente por medio del «fruto» y la «hoja» de estos árboles.  En otras palabras, el proceso de envejecimiento será detenido.  [Los Santos Glorificados no necesitarán de tal.])

FRONTERAS DE LA TIERRA e
INSTRUCCIONES PARA REPARTIRLA

    13 Así ha dicho Jehová el Señor:  Estos son los límites con que repartiréis la tierra por heredad entre las doce Tribus de Israel.  José recibirá dos porciones.  (En Josué, la Tierra fue dividida desde el sur hasta el norte.  En el día venidero de la Restauración, será repartida desde el norte hasta el sur.  «José recibirá dos porciones», es porque él personalmente no recibió ninguna, sino más bien esas se entregaron a sus dos hijos, Manasés y Efraín.)
    14 Y la heredaréis así los unos como los otros;  por ella alcé Mi mano jurando que la había de dar a vuestros padres;  por tanto, esta será la tierra de vuestra heredad.  («Y la heredaréis así los unos como los otros», se refiere a cada Tribu, independientemente de su tamaño, recibiendo porciones iguales.  La frase posterior declara la certeza de esta acción.)
    15 Y este será el término de la tierra hacia la parte del norte; desde el gran mar, camino de Hetlón hasta la entrada de Zedad;
    16 Jamat, Berotá, Sibrayin, que está entre el término de Damasco y el término de Jamat; Jazar Haticón, que es el término de Jaurán.  
    17 Y será el término del norte desde el mar de Jazar Enán al término de Damasco al norte, y al término de Jamat al lado del norte.  (La Frontera del Norte de la Tierra Prometida, al menos en ese día, comenzará en el Mar Mediterráneo e irá al otro lado de Damasco, que incluirá toda la Siria moderna.)
    18 Al lado del oriente, en medio de Jaurán y de Damasco, y de Galaad, y de la tierra de Israel, al Jordán;  esto mediréis de término hasta el mar Oriental.  (La Frontera Oriental de la Tierra Prometida en ese día incluirá toda la Transjordania moderna, por «Galaad» es esa área.  El «Mar Oriental» probablemente se refiere al Golfo Pérsico.)
    19 Y del lado meridional, hacia el sur, desde Tamar hasta las aguas de las rencillas; desde Cades y el Río hasta el gran Mar Grande  y esto será el lado meridional, al sur.  (La Frontera del Sur se extenderá hasta dentro del Sinaí, porque esto es precisamente donde está ubicado Cades.  En realidad esto no incluye todo el Sur de la Tierra Prometida; cuando se cumpla, esa incluirá toda la Península Arábica Gén. 15:18-21 e Isa.11:13-16 y 19:17-25.
    Además, la Frontera Oriental, como dada en Versículo 18, se extenderá al Río Éufrates, que significa que al menos una parte de Irak estará incluido.)
    20 Y al lado del occidente el Mar Grande será el término hasta enfrente de la entrada de Lebó Jamat; este será el lado occidental.  (La Frontera Occidental se define fácilmente como  el Mar Mediterráneo.)
    21 Repartiréis, pues, esta tierra entre vosotros por las Tribus de Israel.
    22 Y echaréis sobre ella suertes por herencia para vosotros, y para los extranjeros que peregrinan entre vosotros, que entre vosotros han engendrado hijos; y los tendréis como naturales entre los hijos de Israel; echarán suertes con vosotros para tener heredad entre las tribus de Israel.
    23 Y será que en la Tribu en que morase el extranjero, allí le daréis su heredad, ha dicho Jehová el Señor.  (La palabra «extranjero» se refiere a los Gentiles.  Bajo la Ley era prohibido dar herencia a los Gentiles; pero en EL Milenio, será plenamente otorgado.  Entonces el propósito original de Dios será efectuado — Israel será el primero poseído, y luego será asegurado el territorio más grande prometido a
Abraham.)
capítulo 48
(574 a.C.)
divisiÓn DE LA TIERRA

     1 ESTOS son los nombres de las Tribus:  Desde la parte del norte por la vía de Hetlón viniendo a Lebó Jamat, Jazar Enán, en los confines de Damasco, al norte, al término de Jamat,  tendrá Dan una porción, desde el lado oriental hasta el occidental.  («Tendrá Dan una porción», muestra a esta Tribu mencionada primero.  Como es obvio, es el Espíritu Santo que delinea las «porciones».  Nada fue decidido por los hombres, todo por el Señor.)
     2 Y junto a la frontera de Dan, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, tendrá Aser una parte.
     3 Y junto al límite de Aser, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Neftalí, otra.
     4 Y junto al límite de Neftalí, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Manasés, otra.
     5 Y junto al límite de Manasés, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Efraín, otra.
     6 Y junto al límite de Efraín, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Rubén, otra.
     7 Y junto al límite de Rubén, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Judá, otra.  (Siete Tribus tendrán su posesión al norte de la Oblación, y cinco Tribus, al sur de la Oblación, es decir, los «Sacrificios».)

TIERRA PARA LOS SACERDOTES
Y LEVITAS

     8 Y junto al término de Judá, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, estará la porción que apartaréis de veinticinco mil cañas de anchura, y de longitud como cualquiera de las otras partes, es a saber, desde el lado del oriente hasta el lado del mar; y el Santuario estará en medio de ella.  (Esta porción es aproximadamente 67 y ½ kilómetros [42 millas] de largo y 67 y ½ kilómetros [42 millas] de ancho.  Parece estar fuera de proporción en comparación con la repartición de las otras Tribus.  Sin embargo, se cree por algunos que es muy probable que las porciones respecto a los Sacerdotes, Levitas y la Ciudad fueran incluidas en esta porción.
    Esto es un hecho, la totalidad de la Tierra Prometida en la Edad del Reino venidero será aproximadamente 100 veces más grande que en la actualidad.)
     9 La porción que apartaréis para Jehová, tendrá de longitud veinticinco mil cañas, y diez mil de ancho.
    10 La porción santa que pertenecerá a los Sacerdotes será de veinticinco mil cañas al norte, y de diez mil de anchura al occidente, y de diez mil de ancho al oriente, y de veinticinco mil de longitud al sur;  y el Santuario de Jehová estará en medio de ella.  (Como todas las Tribus fueron repartidas alrededor del Tabernáculo en el desierto [Núm., Caps. 1-3], ellas asimismo están repartidas aquí, aunque no en el mismo orden.  ¡Y aun, como todo entonces tenía relación con el Tabernáculo, ahora todo tiene relación con el Santuario!
    La razón es simple, ¡es donde habita el Señor!  Esta es la Verdad culminante representada por el Espíritu Santo en estas direcciones e instrucciones.)
    11 Los Sacerdotes santificados de los hijos de Sadoc, que guardaron Mi observancia, que no erraron cuando erraron los Hijos de Israel, como erraron los Levitas,
    12 ellos tendrán como parte santísima la porción de la tierra reservada, junto al límite de la de los Levitas.  (La fidelidad de «Sadoc» [I Rey. 1:8] siempre se toma en cuenta, ¡como siempre la fidelidad será recordada!
    El área del Versículo 12 llamado «santísima» es el área del «Santuario».)
    13 Y la de los Levitas, al lado de los límites de la de los Sacerdotes, será de veinticinco mil cañas de longitud, y de diez mil de anchura; toda la longitud de veinticinco mil, y la anchura de diez mil.
    14 No venderán nada de ello, ni lo permutarán, ni traspasarán las primicias de la tierra;  porque es cosa consagrada a Jehová.  (La porción aquí descrita es la que está reservada para los Levitas, quienes tendrán parte en las responsabilidades del Santuario, pero no en los Sacrificios.  Ese será atendido sólo por los «hijos de Sadoc».  Su porción será cerca de 67 y ½ kilómetros [42 millas] de largo un poco más de 27 kilómetros [17 millas] de ancho.  No podrán «vender, ni permutar, ni traspasar» esta porción.  Es santa.
    Las «primicias» de la tierra, es decir, las primeras cosechas que la tierra produce, no serán vendidas, sino dadas al Señor como una ofrenda.  ¡Esto tipifica nuestra herencia en Cristo!)

PORCIÓN PARA LA CIUDAD
PARA USO GENERAL

    15 Y las cinco mil cañas de anchura que quedan de las veinticinco mil, serán profanas, para la ciudad, para habitación y para ejido; y la ciudad estará en medio.  (El término, «profanas», simplemente significa que no está dedicado a uso sagrado en el mismo sentido del Santuario.  El área será cerca de 67 y ½ kilómetros [42 millas] de largo y casi 13 kilómetros [8 millas] de ancho.
    «La ciudad estará en medio de ella», corresponde a una ciudad sin igual que el mundo jamás ha visto ni conocido.  Será una ciudad totalmente libre de crimen, pobreza, hambruna, odio, guerra, avaricia, etc., aunque todas las demás ciudades en el mundo en esa época caerán en la misma categoría, pero ninguna tendrá la Gloria de Dios como esta «ciudad» [Isa. 62:2-3].)
    16 Y estas serán sus medidas:  al lado del norte cuatro mil quinientas cañas, al lado del sur cuatro mil quinientas, al lado del oriente cuatro mil quinientas, y al lado del occidente cuatro mil quinientas.  (Estas dimensiones hablan de la ciudad misma, que corresponde al negocio, etc.  Será cerca de ocho kilómetros [5 millas] cuadrados.  La medida se da para cada lado de la ciudad en repetición para dar a conocer que esta ciudad es tan grandiosa en un lado como en el otro.)
    17 Y el ejido de la ciudad será al norte de doscientas cincuenta cañas, al sur de doscientas cincuenta, al oriente de doscientas cincuenta, y de doscientas cincuenta al occidente.  (Será cerca de 800 metros [½ milla] de franja que rodeará la ciudad por todos lados llamada «los suburbios», que probablemente será dejado como jardín o parque.)
    18 Y lo que quedare de longitud delante de la porción santa, diez mil cañas al oriente y diez mil al occidente, que será lo que quedará de la porción santa, será para sembrar para los que sirven a la ciudad.
    19 Y los que sirvan a la ciudad serán de todas las Tribus de Israel.  (Estas Escrituras muestran el hecho de que dos secciones de la tierra serán reservadas, para cultivo de la tierra, en el otro lado de la ciudad.  Cada lado medirá aproximadamente 27 kilómetros [17 millas] de largo y casi 13 kilómetros [8 millas] de ancho.  Esta sería suficiente tierra para sostener la ciudad con comestibles, más el área del Santuario.  Puesto que la maldición será quitada, la abundancia producida será más que suficiente.
    La frase, «Para los que sirven a la ciudad», probablemente serán representantes de todas las Tribus de Israel; por lo tanto, no habrá parcialidad alguna, ni favoritismo.)
    20 Toda la porción de veinticinco mil cañas por veinticinco mil en cuadro, reservaréis como porción para el Santuario, y para la posesión de la ciudad.  (La totalidad del área, que incluye la ciudad, los suburbios, la tierra para el cultivo y el lugar del Santuario, medirán cerca de 67 y ½ kilómetros [42 millas] de largo y 67 y ½ kilómetros [42 millas] de ancho.  Será, como dicho, «cuadrangular», por consiguiente, significa la totalidad del Evangelio de Jesucristo como el Evangelio completo para el hombre completo.
    De todas partes del mundo, esta área será lo más importante sobre la Tierra, porque Cristo está allí.)

TIERRA PARA EL PRÍNCIPE

    21 Y del príncipe será lo que quedare a uno y otro lado de la porción santa y de la posesión de la ciudad, esto es, delante de las veinticinco mil cañas de la porción hasta el límite oriental, y al occidente delante de las veinticinco mil hasta el límite occidental, delante de las partes dichas será del príncipe;  porción santa será; y el Santuario de la casa estará en medio de ella.  (La tierra al lado Oriental y al del Occidental de la Santa Oblación será para el Príncipe de Israel.  Esta área en ambos lados se llama «el resto de la franja» o sea, «el residuo».  Parece que estas porciones que le serán dadas serán cerca de 13 y ½ kilómetros [8 y ½ millas] de largo y 13 y ½ kilómetros [8 y ½ millas] de ancho.  Estarán en los rincones del Este y del Oeste, respectivamente.  Por lo tanto, él tendrá acceso a todo lo que se le requiere desde cualquier lado.
    Otra vez, el Espíritu Santo por designio repite la frase, «Y el Santuario de la Casa estará en medio de ella».  Tiene el propósito de recalcar al Creyente que todas las Bendiciones fluyen desde este Santuario y, por lo tanto, de Cristo.)
    22 Y desde la posesión de los Levitas, y desde la posesión de la ciudad, en medio estará lo que pertenecerá al príncipe.  Entre el límite de Judá y el límite de Benjamín estará la porción del príncipe.  (Una porción para el Príncipe [el Sumo Sacerdote] colindará con la Tribu de «Judá», mientras la otra porción colindará con la Tribu de «Benjamín».  Estas fueron las dos Tribus que quedaron fieles al Templo y al Culto de Dios cuando la nación de Israel fue dividida cuando murió Salomón.  Por lo tanto, su fidelidad no será olvidada, sino siempre mostrará su lealtad al Señor de la Gloria y Su Palabra.)

PORCIONES PARA LAS
OTRAS TRIBUS

    23 En cuanto a las demás Tribus, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, tendrá Benjamín una porción.
    24 Junto al límite de Benjamín, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Simeón, otra.
    25 Y junto al límite de Simeón, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Isacar, otra.
    26 Y junto al límite de Isacar, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Zabulón, otra.
    27 Y junto al límite de Zabulón, desde el lado del oriente hasta el lado del mar, Gad, otra.
    28 Y junto al límite de Gad, desde el Neguev, hacia el sur, será el límite desde Tamar hasta las aguas de las rencillas, y desde Cades y el arroyo hasta el Mar Grande.
    29 Esta es la tierra que repartiréis por suertes en heredad a las Tribus de Israel, y estas son sus porciones, ha dicho Jehová el Señor.  («Que repartiréis por suertes», originalmente se refirió al Urim y el Tumín, que eran llevados por el Sumo Sacerdote y empleados para saber qué deseaba Dios [Jos. 13:7; 15:1; 16:1; 17:1].  Por lo tanto, la declaración, como muestra aquí, simplemente significa que cada posesión y sus límites fueron decididos por el Espíritu Santo.
    La frase, «Estas son sus porciones, ha dicho Jehová el Señor », declara el hecho de que las porciones nunca más serán cambiadas ni quitadas por un enemigo.)

LA CIUDAD DE JERUSALÉN SERÁ
CUADRANGULAR, CON DISEÑO CONFORME A LA JERUSALÉN CELESTIAL

    30 Y estas son las salidas de la ciudad: al lado del norte, cuatro mil quinientas cañas por medida.  (Esta porción final está dedicada a las puertas, dimensiones y nombre de la ciudad.  «Y estas son las salidas de la ciudad», se refiere a los muros alrededor de la ciudad y sus medidas, que serán cerca de 12 kilómetros [7 y ½ millas] en cada lado.)
    31 Y las puertas de la ciudad serán según los nombres de las Tribus de Israel:  tres puertas al norte:  la puerta de Rubén, una; la puerta de Judá, otra; la Puerta de Leví, otra.  (Esta ciudad será cuadrangular, con tres Puertas en cada lado, por un total de doce Puertas; los «nombres de las Tribus de Israel» estarán sobre la doce Puertas.)
    32 Al lado oriental cuatro mil quinientas cañas, y tres puertas:  la puerta de José, una; la puerta de Benjamín, otra; la puerta de Dan, otra.
    33 Al lado del sur, cuatro mil quinientas cañas por medida, y tres puertas:  la puerta de Simeón, una; la puerta de Isacar, otra; la puerta de Zabulón, otra.
    34 Y al lado occidental cuatro mil quinientas cañas, y sus tres puertas:  la puerta de Gad, una; la puerta de Aser, otra; la puerta de Neftalí, otra.
    35 En derredor tendrá dieciocho mil cañas.  Y el nombre de la ciudad desde aquel día será Jehová-Sama(La ciudad será cerca de 48 kilómetros [30 millas] de circunferencia en su perímetro.  Aunque este Nombre Glorioso, «Jehová-Sama» se da aquí, es solamente uno de un número de nombres nuevos para la Jerusalén Terrenal.
    La frase, «Jehová-Sama» o «Adonai-Sama», significa en el Hebreo, «el Señor está aquí», que significa literalmente lo que dice.  Porque el Mesías estará allí reinando visible y eternamente en Israel [Isa. 9:6-7; Luc. 1:32-33; Apoc. 11:15; 20:4-10].)

Daniel 1:

Capítulo 1
(607 a.C.)
PRIMERA DEPORTACIÓN A BABILONIA

     1 EN el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió.  («En el año tercero del reinado de Joacim», parece ser una contradicción porque Jeremías registra el sitio de Jerusalén como que ocurrió en el cuarto año del rey Joacim [Jer. 24:1].  Sin embargo, en esto no hay discrepancia, porque Daniel señala el inicio del Monarca Babilónico en su marcha a Jerusalén, mientras Jeremías relata su llegada al año siguiente.)
     2 Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los vasos de la Casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios; y metió los vasos en la casa del tesoro de su dios.  («Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá», se refiere a que es el Señor quien ordena los acontecimientos.  «Y parte de los vasos de la Casa de Dios», habla del saqueo de una parte del Templo; pero no dice exactamente cuáles fueron los vasos que robaron.
    Cuando Nabucodonosor colocó los vasos en la «casa de su dios» declara que el Monarca pagano erróneamente creyó que su dios Nebo era mayor que Jehová de Israel.)

DANIEL Y SUS AMIGOS ESCOGIDOS
PARA EL SERVICIO DEL REY

     3 Y dijo el rey a Aspenaz, príncipe de sus eunucos, que trajese de los Hijos de Israel, del linaje real de los príncipes (los jóvenes escogidos pertenecían a la familia real y, por lo tanto, a la nobleza.  Es muy probable que fueran adolescentes.  Daniel y los tres jóvenes Hebreos estaban incluidos en ese grupo.  La palabra «eunucos» tiene como significado primordial «oficial de la corte».  En algunos casos, estos individuos eran castrados; sin embargo, esto no parece ser el caso con Daniel y sus compañeros, porque ellos no tenían «tacha alguna»),
     4 muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los Caldeos.  («La lengua de los Caldeos», probablemente se refiere al aprendizaje del idioma Arameo y el estilo cuneiforme de escritura empleada por la Babilonia antigua.)
     5 Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos estuviesen delante del rey.  (El plazo de «tres años» tenía que ver con su educación y bienestar físico.  El tipo de «vino» usado aquí tenía que ver con los dioses a quienes Nabucodonosor rendía culto.  De hecho, era vino que había sido ofrecido a ídolos.  El concepto de los Babilonios era que tomar de este «vino» en particular incrementaría la inteligencia de Daniel y de los demás.)
     6 Y fueron entre ellos, de los hijos de Judá, Daniel, Ananías, Misael y Azarías (sin duda, habían muchos, posiblemente centenares, quienes fueron apartados, preparados para servir como sabios del Imperio Babilónico.  Daniel y los jóvenes Hebreos estaban «entre ellos»).

SUS NOMBRES SONCAMBIADOS

     7 A los cuales el príncipe de los eunucos puso nombres:  puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abednego.  (Al dar nombres nuevos a estos hombres, Nabucodonosor intentaba borrar el nombre y la memoria de Jehová, el Dios de los Hebreos.)

PROPÓSITO DE DANIEL

     8 Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al príncipe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.  («Y Daniel propuso en su corazón», significa que él estaba resueltamente determinado, costara lo que costara, viniere lo que viniere.  En otras palabras, si eso se le exigía, él estaba dispuesto a entregar su vida antes de desobedecer al Señor.)
     9 Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el príncipe de los eunucos;  (¡Los hombres dominan, pero Dios predomina!)
    10 y dijo el príncipe de los eunucos a Daniel:  Tengo temor de mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza.  (Lo que Daniel estaba pidiendo era una cosa seria.  Al no participar de la «comida» y «bebida» sería un insulto al rey.  Sin embargo, el Señor le concedería sabiduría a Daniel en cuanto a la disposición de este problema.)
    11 Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el príncipe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías.  («Melsar» era el mayordomo principal, quien tenía el encargo de la comida y bebida del rey.  Él daba cuenta al «príncipe de los eunucos».)

LA PRUEBA DE DIEZ DÍAS

    12 Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y que nos den legumbres a comer, y agua a beber.  (Daniel propuso una prueba de «diez días» durante los cuales les serían dados solamente legumbres a comer y agua a beber.  ¡Esto no significa que Daniel y los demás eran vegetarianos, sino que la carne provista por los Babilonios era prohibida comerla debido a que era inmunda, o no preparada apropiadamente!)
    13 Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey; y haz después con tus siervos según veas.
    14 Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días.  (Por lo visto, el Señor le dijo a Daniel que hiciera esto.  El Señor también le ayudó a Daniel, porque en caso contrario diez días no sería suficiente tiempo para notar mucho cambio de una u otra manera.)
    15 Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey.
    16 Así, pues, Melsar se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que habían de beber, y les daba legumbres.  (Es evidente que el Señor estaba de acuerdo con lo que ellos hacían.)

BENDICIONES DE DIOS;
SU PREEMINENCIA

    17 Y a estos cuatro muchachos les dio Dios conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños.  («Les dio Dios», se refiere a la declaración por el Espíritu Santo que los tres años de su entrenamiento en todas las ciencias y artes del conocimiento Babilónico no les hizo ningún bien en absoluto.  Fue el Señor          Quien les dio lo que ellos necesitaban.)
    18 Pasados, pues, los días al fin de los cuales había dicho el rey que los trajesen, el príncipe de los eunucos los trajo delante de Nabucodonosor.  (Cuando estos jóvenes estuvieron delante de Nabucodonosor, el gobernador del mundo, poco se dio cuenta el Monarca cuán prominente serían cuatro de ellos, y especialmente Daniel, en el resto de su vida.)
    19 Y el rey habló con ellos, y no fue hallado entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey.  (El rey halló que «estos cuatro jóvenes» eran mucho más prominentes que todos los demás.)
    20 Y en todo negocio de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.  (Esto es asombroso, al tomar en cuenta que estos cuatro todavía eran solamente muchachos, probablemente adolescentes o, a lo máximo, recién habían cumplido veinte años más o menos.)
    21 Y continuó Daniel hasta el año primero del rey Ciro.  («continuó» significa que él estuvo en su puesto hasta el primer año del rey Ciro.  En realidad vivió dos o tres años más.  Él atestiguó el comienzo y el final de la cautividad de 70 años.)


Salmo 44

Oh Dios, nuestros oídos han oído y nuestros padres nos han contado las proezas que realizaste en sus días, en aquellos tiempos pasados: Con tu mano echaste fuera a las naciones y en su lugar estableciste a nuestros padres; aplastaste a aquellos pueblos, y a nuestros padres los hiciste prosperar. Porque no fue su espada la que conquistó la tierra, ni fue su brazo el que les dio la victoria: fue tu brazo, tu mano derecha; fue la luz de tu rostro, porque tú los amabas. Sólo tú eres mi rey y mi Dios. ¡Decreta las victorias de Jacob! Por ti derrotamos a nuestros enemigos; en tu nombre aplastamos a nuestros agresores Yo no confío en mi arco, ni puede mi espada darme la victoria; tú nos das la victoria sobre nuestros enemigos, y dejas en vergüenza a nuestros adversarios ¡Por siempre nos gloriaremos en Dios! ¡Por siempre alabaremos tu nombre!    Selah Pero ahora nos has rechazado y humillado; ya no sales con nuestros ejércitos Nos hiciste retroceder ante el enemigo; nos han saqueado nuestros adversarios Cual si fuéramos ovejas nos has entregado para que nos devoren, nos has dispersado entre las naciones Has vendido a tu pueblo muy barato, y nada has ganado con su venta. Nos has puesto en ridículo ante nuestros vecinos; somos la burla y el escarnio de los que nos rodean Nos has hecho el hazmerreír de las naciones; todos los pueblos se burlan de nosotros La ignominia no me deja un solo instante; se me cae la cara de vergüenza por las burlas de los que me injurian y me ultrajan, por culpa del enemigo que está presto a la venganza. Todo esto nos ha sucedido, a pesar de que nunca te olvidamos ni faltamos jamás a tu pacto No te hemos sido infieles, ni nos hemos apartado de tu senda Pero tú nos arrojaste a una cueva de chacales; ¡nos envolviste en la más densa oscuridad! Si hubiéramos olvidado el nombre de nuestro Dios, o tendido nuestras manos a un dios extraño, ¿acaso Dios no lo habría descubierto, ya que él conoce los más íntimos secretos? Por tu causa, siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero! ¡Despierta, Señor! ¿Por qué duermes? ¡Levántate! No nos rechaces para siempre ¿Por qué escondes tu rostro y te olvidas de nuestro sufrimiento y opresión? Estamos abatidos hasta el polvo; nuestro cuerpo se arrastra por el suelo Levántate, ven a ayudarnos, y por tu gran amor, ¡rescátanos!



Proverbios 1:


Proverbios de Salomón ben David, rey de Israel, Para adquirir sabiduría e instrucción, Para comprender las palabras de la inteligencia, Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, derecho y equidad. Para dar sagacidad al incauto, Y a los jóvenes ciencia y discreción, Oígalo también el sabio y aumentará el saber, Y el entendido obtendrá consejos sabios. Para hacer entender el proverbio y la parábola, Las palabras de los sabios y sus enigmas. El principio de la sabiduría es el temor del Señor, Pero los insensatos desprecian la sabiduría y la instrucción. Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no abandones las enseñanzas de tu madre, Porque hermosa diadema serán a tu cabeza, Y collar en tu garganta. Hijo mío, si los pervertidos te quieren seducir, No consientas. Si dicen: Ven con nosotros a tender trampas mortales, A acechar, sin motivo, al inocente; ¡Devorémoslo vivo, como el Seol, Enteros, como los que bajan a la fosa! Hallaremos objetos valiosos, Llenaremos nuestras casas del botín. Comparte tu suerte con nosotros, Y tengamos todos una misma bolsa. Hijo mío, no los acompañes en su camino, Aparta tu pie de sus senderos, Porque sus pies corren hacia el mal, Y se apresuran a derramar sangre. En vano se tiende la red Ante los ojos mismos del ave, Pero ellos atentan contra su propia sangre, Y ante sus propias vidas tienden la trampa. Tales son las sendas del que es ávido de ganancia injusta, La cual quita la vida de sus dueños. La Sabiduría clama por las calles, Y en las plazas hace oír su voz, Grita en el bullicio de la ciudad, Y en la entrada de la puerta pregona sus razones: Oh simples ¿hasta cuándo amaréis la simpleza, Y vosotros, insolentes, os complaceréis en la insolencia, Y vosotros, insensatos, aborreceréis el saber? ¡Volveos ante mi reprensión, Y os manifestaré mi espíritu, Y os haré conocer mis palabras! He llamado, y os rehusasteis, Extendí mi mano, y no habéis hecho caso. Desechasteis todo mi consejo, Y nadie quiso aceptar mi reprensión. Yo también me reiré cuando llegue vuestra calamidad, Y me burlaré cuando os alcance el terror. Cuando lo que teméis venga como una tormenta, Y vuestra calamidad llegue como un torbellino, Cuando os sobrevenga tribulación y angustia, Entonces me llamaréis, y no responderé, Me buscarán, pero no me encontrarán, Por cuanto aborrecieron la ciencia, Y no escogieron el temor de YHVH. No quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía. Comerán pues, del fruto de su propio camino, Y se hartarán de sus propios consejos. El descarrío de los simples los matará, Y la complacencia de los necios los destruirá. Pero el que me oiga, habitará confiadamente, Y estará tranquilo, sin temor del mal.



El Libro de Los Hechos Capítulo 18 del Nuevo Testamento del Expositor por Jimmy Swaggart:



LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES




CAPÍTULO 18
(54 d.C.)
CORINTO




PASADAS estas cosas, Pablo partió de Atenas (insinúa que se marchó solo, se iba a reunir con Silas y Timoteo más tarde en Corinto), y vino a Corinto (una de las grandes ciudades del Imperio Romano);
2 Y hallando a un Judío llamado Aquila, natural del Ponto, que hacía poco que había venido de Italia, y a Priscila su mujer (corresponde a un marido y esposa que llegaron a ser amigos íntimos de Pablo); (porque Claudio había mandado que todos los Judíos saliesen de Roma) (se cree que ocurrió aproximadamente en el año 49 o 50 d.C.) se vino a ellos (Pablo llegó donde ellos estaban).
3 Y porque era de su oficio, posó con ellos, y trabajaba (claramente quiere decir que Pablo había interrogado con respecto a aquellos que estaban en esta ocupación): porque el oficio de ellos era hacer tiendas (los tenderos tejieron la tela negra de pelo de cabra o de camello con el cual se fabricaban las tiendas de campaña).
4 Y disputaba en la Sinagoga todos los Sábados (predicaba a Cristo del Antiguo Testamento), y persuadía a Judíos y a Griegos (su argumento era irrefutable).
SILAS Y TIMOTEO
5 Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia (probablemente quiere decir que Silas había venido de Berea, con Timoteo que había venido de Tesalónica; Macedonia era una Provincia que incluyó los dos lugares), Pablo estaba constreñido por la palabra, testificando a los Judíos que Jesús era el Cristo (¡el Espíritu Santo le dijo que empujase aun con más fuerza!).
6 Mas contradiciendo y blasfemando ellos (expresa la respuesta de algunos de estos Judíos a la afirmación de Pablo que Cristo era el Mesías), les dijo, sacudiendo sus vestidos, Vuestra sangre sea sobre vuestra cabeza; yo soy limpio (en otras palabras, había entregado su alma): desde ahora me iré a los Gentiles (no significa que ya no ministraría a los Judíos si se le presentara la oportunidad, fue lo que hizo en Éfeso [Hch. 19:8], sino que el empuje sería hacia los Gentiles).
LA CASA
7 Y partiendo de allí (de la Sinagoga), entró en casa de uno (un lugar de reunión para la Iglesia) llamado Justo, temeroso de Dios, la casa del cual estaba junto a la Sinagoga (claramente señala a Justo en el pasado reciente de haber aceptado a Cristo bajo el Ministerio de Pablo).
8 Y Crispo, el Dirigente de la Sinagoga, creyó al Señor con toda su casa (debió haber sido mortificante para los Judíos al ver al Dirigente Principal de la Sinagoga convertido a Cristo); y muchos de los Corintios oyendo creían, y eran bautizados (habla de muchos Gentiles que ahora son salvos).
9 Entonces el Señor dijo de noche en Visión a Pablo (no clarifica si Pablo vio al Señor, o sólo oyó lo que Él hablaba, era una Visión que insinuaba que él estaba despierto), No temas, sino habla, y no calles (realmente había temor en el corazón de Pablo con respecto a la gran oposición en su contra; el Señor le mandó que hablara con valor):
10 Porque Yo estoy contigo, y ninguno te podrá hacer mal (se refiere a la idea de que Pablo recibía amenazas contra su vida, amenazas que no eran vanas, sino más bien muy serias): porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad (concierne la gran Iglesia que será levantada en Corinto).
11 Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la Palabra de Dios (se hace mención del tiempo más largo que Pablo permaneció en el mismo lugar además de Éfeso, donde pasó unos tres años).
12 Y siendo Galión procónsul de Acaya (se cree que era el Procónsul en los años 52-53 d.C.), los Judíos se levantaron de común acuerdo contra Pablo, y le llevaron al tribunal (los Judíos no tenían ningun poder para castigar a cualquier persona en una Provincia Romana, por eso fueron obligados a traer a Pablo ante el Gobernador Romano),
13 Diciendo, Que éste persuade a los hombres a honrar a Dios contra la Ley (no pertenece a la Ley Romana como algunos lo afirman, sino más bien la Ley de Moisés).
14 Y comenzando Pablo a abrir la boca (se refiere a él que espera a sus acusadores para que cesaran su diatriba contra él), Galión dijo a los Judíos (indica que el Procónsul interrumpe a Pablo), Si fuera algún agravio o algún crimen enorme, O Judíos, conforme a derecho yo os tolerara (¡explica que el Gobernador pone de inmediato todo en su perspectiva correcta!):
15 Mas si son cuestiones de palabras, y de nombres, y de vuestra Ley, vedlo vosotros (en efecto, les dice que resuelvan ese asunto ellos mismos porque esto no tenía ningún lugar en el Tribunal Romano); porque yo no quiero ser juez de estas cosas (en esencia dice, ¡ustedes no usarán el Tribunal Romano para llevar a cabo sus estratagemas personales!).
16 Y los echó del tribunal (insinúa un rechazamiento humillante del caso, sin ser revisado ni oído más).
17 Entonces todos los Griegos tomando a Sóstenes, dirigente de la Sinagoga (presenta al hombre que tomó el lugar de Crispo, que dio su corazón al Señor), le herían delante del tribunal (nos da poco indicio en cuanto a por qué se hizo esto, a menos que rehusaron disimular). Y a Galión nada se le daba de ello (quiere decir que consideró el asunto completo fuera de su jurisdicción).
ÉFESO
18 Mas Pablo habiéndose detenido aún allí muchos días (podría haberse referido a varios meses), después se despidió de los Hermanos (fue hecho estrictamente de acuerdo al momento adecuado del Señor), y navegó a Siria, y con él Priscila y Aquila (se hicieron muy amigos de Pablo); habiéndose trasquilado la cabeza en Cencrea: porque tenía voto (Cencrea era el Puerto de Corinto; había también una Iglesia allí; no nos dice cuál era este voto).
19 Y llegó a Éfeso (Éfeso era la ciudad de más importancia en la Provincia Romana de Asia), y los dejó allí (tiene que ver con Priscila y Aquila que permanecieron en Éfeso cuando Pablo se marchó unos días más tarde): y él entrando en la Sinagoga, disputó con los Judíos (no hace ninguna referencia a la frase anterior; sin duda, Priscila y Aquila estaban con él durante esta reunión).
20 Los cuales (los Judíos en la Sinagoga) le rogaban que se quedase con ellos por más tiempo, mas no accedió (Pablo se marchó, pero Priscila y Aquila permanecieron, no cabe duda, siguieron enseñando a estos Judíos acerca de Cristo);
ANTIOQUÍA
21 Sino que se despidió de ellos (habla de Priscila y Aquila, y es posible que de algunos cuantos Judíos que habían aceptado a Cristo), diciendo, Es necesario que en todo caso yo celebre la Fiesta que viene, en Jerusalén (probablemente era la Pascua): mas otra vez volveré a vosotros, Dios mediante (describe la manera en la cual los Creyentes deben conducir todo). Y partió de Éfeso (lo coloca en su camino a Jerusalén).
22 Y habiendo arribado a Cesarea (lo coloca a unos noventa y siete kilómetros [sesenta y cinco millas] al noroeste de Jerusalén) subió a Jerusalén, y después de saludar a la Iglesia (se refiere a la Iglesia Madre en Jerusalén), descendió a Antioquía (se refiere a Antioquía, Siria).
EL TERCER VIAJE MISIONERO
23 Y habiendo estado allí algún tiempo, partió (describe el principio de su Tercer Viaje Misionero), andando por orden la provincia de Galacia, y la Frigia, confirmando a todos los Discípulos (probablemente duró unos seis meses; se cree que Timoteo, Erasto, Gayo y Aristarco pudieron haber estado viajando con Pablo en este tiempo; puede ser que Tito estuviera incluído también).
APOLOS
24 Llegó entonces a Éfeso un Judío, llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en Las Escrituras (presenta a un hombre que Pablo llegó a valorar mucho).
25 Éste era instruido en el Camino del Señor (sin embargo, su conocimiento fue muy limitado con respecto a la Gracia y el Bautismo con el Espíritu Santo); y ferviente de espíritu (habló de su propio espíritu y no del Espíritu Santo), hablaba y enseñaba diligentemente las cosas que son del Señor, enseñando solamente acerca del Bautismo de Juan (habla del Arrepentimiento y el Bautismo en Agua).
26 Y comenzó a hablar confiadamente en la Sinagoga: al cual cuando oyeron Priscila y Aquila (presenta todo lo que había en la providencia de Dios), le tomaron, y le declararon más particularmente el Camino de Dios (sin duda, pertenecía a un complemento completo de la Salvación por la exclusiva Gracia de Dios, el correcto Bautismo en Agua y el Bautismo con el Espíritu Santo con la evidencia de hablar en otras Lenguas).
27 Y queriendo él (Apolos) pasar a Acaya (se refiere a Grecia, frente al Mar Egeo, y Corinto en particular), los Hermanos exhortados, escribieron a los Discípulos que le recibiesen: y venido él, aprovechó mucho por la Gracia a los que habían creído (ahora es muy competente en este excelente Mensaje de la Gracia de Dios que viene por medio de la Cruz):
28 Porque con gran vehemencia convencía públicamente a los Judíos, mostrando por Las Escrituras que Jesús era el Cristo (tenía referencia más que probable en cuanto a ministrar en su Sinagoga).



Primera Corintios Capítulo 13:
Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada. Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso. El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá. Porque conocemos y profetizamos de manera imperfecta; pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño. Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido. Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.


Hebreos 10:35-12:4
Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido. Pues dentro de muy poco tiempo, "el que ha de venir vendrá, y no tardará. Pero mi justo vivirá por la fe. Y si se vuelve atrás, no será de mi agrado." Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida. Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos. Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve. Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio más aceptable que el de Caín, por lo cual recibió testimonio de ser justo, pues Dios aceptó su ofrenda. Y por la fe Abel, a pesar de estar muerto, habla todavía. Por la fe Enoc fue sacado de este mundo sin experimentar la muerte; no fue hallado porque Dios se lo llevó, pero antes de ser llevado recibió testimonio de haber agradado a Dios. En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan. Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe. Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor. Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa. Así que de este solo hombre, ya en decadencia, nacieron descendientes numerosos como las estrellas del cielo e incontables como la arena a la orilla del mar. Todos ellos vivieron por la fe, y murieron sin haber recibido las cosas prometidas; más bien, las reconocieron a lo lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos en la tierra. Al expresarse así, claramente dieron a entender que andaban en busca de una patria. Si hubieran estado pensando en aquella patria de donde habían emigrado, habrían tenido oportunidad de regresar a ella. Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad. Por la fe Abraham, que había recibido las promesas, fue puesto a prueba y ofreció a Isaac, su hijo único, a pesar de que Dios le había dicho: "Tu descendencia se establecerá por medio de Isaac." Consideraba Abraham que Dios tiene poder hasta para resucitar a los muertos, y así, en sentido figurado, recobró a Isaac de entre los muertos. Por la fe Isaac bendijo a Jacob y a Esaú, previendo lo que les esperaba en el futuro. Por la fe Jacob, cuando estaba a punto de morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyándose en la punta de su bastón. Por la fe José, al fin de su vida, se refirió a la salida de los israelitas de Egipto y dio instrucciones acerca de sus restos mortales. Por la fe Moisés, recién nacido, fue escondido por sus padres durante tres meses, porque vieron que era un niño precioso, y no tuvieron miedo del edicto del rey. Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón. Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado. Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa. Por la fe salió de Egipto sin tenerle miedo a la ira del rey, pues se mantuvo firme como si estuviera viendo al Invisible. Por la fe celebró la Pascua y el rociamiento de la sangre, para que el exterminador de los primogénitos no tocara a los de Israel. Por la fe el pueblo cruzó el Mar Rojo como por tierra seca; pero cuando los egipcios intentaron cruzarlo, se ahogaron. Por la fe cayeron las murallas de Jericó, después de haber marchado el pueblo siete días a su alrededor. Por la fe la prostituta Rahab no murió junto con los desobedientes, pues había recibido en paz a los espías. ¿Qué más voy a decir? Me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas, los cuales por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia y alcanzaron lo prometido; cerraron bocas de leones, apagaron la furia de las llamas y escaparon del filo de la espada; sacaron fuerzas de flaqueza; se mostraron valientes en la guerra y pusieron en fuga a ejércitos extranjeros. Hubo mujeres que por la resurrección recobraron a sus muertos. Otros, en cambio, fueron muertos a golpes, pues para alcanzar una mejor resurrección no aceptaron que los pusieran en libertad. Otros sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles. Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada. Anduvieron fugitivos de aquí para allá, cubiertos de pieles de oveja y de cabra, pasando necesidades, afligidos y maltratados. ¡El mundo no merecía gente así! Anduvieron sin rumbo por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas. Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor. Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo. En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre.


Romanos 8:
Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu. Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: "¡Abba! ¡Padre!" El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros. La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que toda la creación todavía gime a una, como si tuviera dolores de parto. Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene? Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia. Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios. Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó. ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? Así está escrito: "Por tu causa nos vemos amenazados de muerte todo el día; nos tratan como a ovejas destinadas al matadero." Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.

Labels: