22 October 2014

El 23 de octubre Lectura Bíblica Diaria




El 23 de octubre Lectura Bíblica Diaria:
Jeremías 10 a 12:
Escucha, pueblo de Israel, la palabra del Señor. Dice así: "No aprendan ustedes la conducta de las naciones, ni se aterroricen ante las señales del cielo, aunque las naciones les tengan miedo. Las costumbres de los pueblos no tienen valor alguno. Cortan un tronco en el bosque, y un artífice lo labra con un cincel. Lo adornan con oro y plata, y lo afirman con clavos y martillo para que no se tambalee. "Sus ídolos no pueden hablar; ¡parecen espantapájaros en un campo sembrado de melones! Tienen que ser transportados, porque no pueden caminar. No les tengan miedo, que ningún mal pueden hacerles, pero tampoco ningún bien." ¡No hay nadie como tú, Señor! ¡Grande eres tú, y grande y poderoso es tu nombre! ¿Quién no te temerá, Rey de las naciones? ¡Es lo que te corresponde! Entre todos los sabios de las naciones, y entre todos los reinos, no hay nadie como tú. Todos son necios e insensatos, educados por inútiles ídolos de palo. De Tarsis se trae plata laminada, y de Ufaz se importa oro. Los ídolos, vestidos de púrpura y carmesí, son obra de artífices y orfebres; ¡todos ellos son obra de artesanos! Pero el Señor es el Dios verdadero, el Dios viviente, el Rey eterno. Cuando se enoja, tiembla la tierra; las naciones no pueden soportar su ira. "Así les dirás: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparecerán de la tierra y de debajo del cielo. " Dios hizo la tierra con su poder, afirmó el mundo con su sabiduría, ¡extendió los cielos con su inteligencia! Cuando él deja oír su voz, rugen las aguas en los cielos; hace que vengan las nubes desde los confines de la tierra. Entre relámpagos hace llover, y saca de sus depósitos al viento. La humanidad es necia e ignorante; todo orfebre se avergüenza de sus ídolos. Sus imágenes son un engaño, y no hay en ellas aliento de vida. No valen nada, son obras ridículas; cuando llegue el día de su castigo, serán destruidas. La heredad de Jacob no es como ellos, porque él es quien hace todas las cosas; su nombre es el Señor Todopoderoso, e Israel es la tribu de su herencia. Recoge del suelo tus cosas, tú que te encuentras sitiado. Porque así dice el Señor: "Esta vez arrojaré a los habitantes del país como si los lanzara con una honda. y dejaré que los capturen." ¡Ay de mí, que estoy quebrantado! ¡Mi herida es incurable! Pero es mi enfermedad, y me toca soportarla. Devastada está mi carpa, y rotas todas mis cuerdas. Mis hijos me han abandonado; han dejado de existir. Ya no hay nadie que arme mi carpa, y que levante mis toldos. Los pastores se han vuelto necios, no buscan al Señor; por eso no han prosperado, y su rebaño anda disperso. ¡Escuchen! ¡Llega un mensaje! Un gran estruendo viene de un país del norte, que convertirá las ciudades de Judá en guarida de chacales, en un montón de ruinas. Señor, yo sé que el hombre no es dueño de su destino, que no le es dado al caminante dirigir sus propios pasos. Corrígeme, Señor, pero con justicia, y no según tu ira, pues me destruirías. Derrama tu furor sobre las naciones que no te reconocen, y sobre las familias que no invocan tu nombre. Porque se han devorado a Jacob; se lo han tragado por completo, y han asolado su morada. Ésta es la palabra que vino a Jeremías de parte del Señor: "Atiende a los términos de este pacto, y comunícaselos a la gente de Judá y a los habitantes de Jerusalén. Diles que así ha dicho el Señor, Dios de Israel: Maldito sea el hombre que no obedezca los términos de este pacto, que yo mismo prescribí a los antepasados de ustedes el día que los hice salir de Egipto, de esa caldera para fundir hierro. Les dije: Obedézcanme y cumplan con todo lo que les prescribo, y ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios. Así cumpliré el juramento que les hice a sus antepasados, de darles una tierra donde abundan la leche y la miel, como la que hoy tienen ustedes. " Yo respondí: "Amén, Señor." El Señor me dijo: "Proclama todo esto en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, diciendo: Escuchen los términos de este pacto, y cúmplanlos. Desde el día en que hice salir a sus antepasados de la tierra de Egipto hasta el día de hoy, una y otra vez les he advertido: ‘Obedézcanme. Pero no obedecieron ni prestaron atención, sino que siguieron la terquedad de su malvado corazón. Por eso hice caer sobre ellos todo el peso de las palabras de este pacto, que yo les había ordenado cumplir, pero que no cumplieron. " El Señor también me dijo: "Se está fraguando una conspiración entre los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén. Han vuelto a los mismos pecados de sus antepasados, quienes se negaron a obedecerme. Se han ido tras otros dioses para servirles. Tanto el pueblo de Israel como la tribu de Judá han quebrantado el pacto que hice con sus antepasados. Por eso, así dice el Señor: Les enviaré una calamidad de la cual no podrán escapar. Aunque clamen a mí, no los escucharé. Entonces las ciudades de Judá y los habitantes de Jerusalén irán a clamar a los dioses a los que quemaron incienso, pero ellos no podrán salvarlos cuando llegue el tiempo de su calamidad. Tú, Judá, tienes tantos dioses como ciudades. Erigiste tantos altares como calles hay en Jerusalén; altares para quemar incienso a Baal, para vergüenza tuya. "Pero en cuanto a ti, Jeremías, no intercedas por este pueblo. No me ruegues ni me supliques por ellos, porque yo no escucharé cuando clamen a mí por causa de su calamidad. "¿Qué hace mi amada en mi casa, después de haber cometido tantas vilezas? ¿Acaso la carne consagrada alejará de ti la calamidad? ¿Podrás así regocijarte?" El Señor te puso por nombre: "Olivo frondoso, lleno de hermosos frutos". Pero en medio de grandes estruendos, te ha prendido fuego, y tus ramas se consumen. El Señor Todopoderoso, el que te plantó, ha decretado una calamidad contra ti, por causa de la maldad que cometieron el pueblo de Israel y la tribu de Judá. Dice el Señor: "Me han agraviado al quemar incienso a Baal." El Señor me lo hizo saber y lo comprendí. Me mostró las maldades que habían cometido. Pero yo era como un manso cordero que es llevado al matadero; no sabía lo que estaban maquinando contra mí, y que decían: "Destruyamos el árbol con su fruto, arranquémoslo de la tierra de los vivientes, para que nadie recuerde más su nombre." Pero tú, Señor Todopoderoso, que juzgas con justicia, que pruebas los sentimientos y la mente, ¡Déjame ver cómo te vengas de ellos, porque en tus manos he puesto mi causa! "Por eso, así dice el Señor en contra de los hombres de Anatot, que buscan quitarte la vida y afirman: ¡No profetices en nombre del Señor, si no quieres morir a manos nuestras! Por eso, así dice el Señor Todopoderoso: Voy a castigarlos. Los jóvenes morirán a filo de espada, y sus hijos y sus hijas se morirán de hambre. No quedará ni uno solo de ellos. En el año de su castigo haré venir una calamidad sobre los hombres de Anatot. " Tú, Señor, eres justo cuando argumento contigo. Sin embargo, quisiera exponerte algunas cuestiones de justicia. ¿Por qué prosperan los malvados? ¿Por qué viven tranquilos los traidores? Tú los plantas, y ellos echan raíces; crecen y dan fruto. Te tienen a flor de labio, pero estás lejos de su corazón. A mí, Señor, tú me conoces; tú me ves y sabes lo que siento por ti. Arrástralos, como ovejas, al matadero; apártalos para el día de la matanza. ¿Hasta cuándo estará seca la tierra, y marchita la hierba de todos los campos? por la maldad de los que habitan el país, quienes se atreven a decir: "Dios no verá nuestro fin." "Si los que corren a pie han hecho que te canses, ¿cómo competirás con los caballos? Si te sientes confiado en una tierra tranquila, ¿qué harás en la espesura del Jordán? Aun tus hermanos, los de tu propia familia, te han traicionado y gritan contra ti. Por más que te digan cosas agradables, no confíes en ellos. "He abandonado mi casa, he rechazado mi herencia, he entregado a mi pueblo amado en poder de sus enemigos. Mis herederos se han comportado conmigo como leones en la selva. Lanzan rugidos contra mí; por eso los aborrezco. Mi heredad es para mí como un ave de muchos colores acosada por las aves de rapiña. ¡Vayan y reúnan a todos los animales salvajes! ¡Tráiganlos para que la devoren! Muchos pastores han destruido mi viña, han pisoteado mi terreno; han hecho de mi hermosa parcela un desierto desolado. La han dejado en ruinas, seca y desolada ante mis ojos; todo el país ha sido arrasado porque a nadie le importa. Sobre todas las lomas del desierto vinieron depredadores. de un extremo al otro, y para nadie habrá paz. Sembraron trigo y cosecharon espinos; ¡de nada les valió su esfuerzo! se avergonzarán de sus cosechas." Así dice el Señor: "En cuanto a todos los vecinos malvados que tocaron la heredad que le di a mi pueblo Israel, los arrancaré de sus tierras, y a la tribu de Judá la quitaré de en medio de ellos. Después que los haya desarraigado, volveré a tener compasión de ellos, y los haré regresar, cada uno a su heredad y a su propio país. Y si aprenden bien los caminos de mi pueblo y, si así como enseñaron a mi pueblo a jurar por Baal, aprenden a jurar por mi nombre y dicen: Por la vida del Señor, entonces serán establecidos en medio de mi pueblo. Pero a la nación que no obedezca, la desarraigaré por completo y la destruiré", afirma el Señor.



Salmo 13:
¿Hasta cuándo, Señor, me seguirás olvidando? ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro? ¿Hasta cuándo he de estar angustiado y he de sufrir cada día en mi corazón? ¿Hasta cuándo el enemigo me seguirá dominando? Señor y Dios mío, mírame y respóndeme; ilumina mis ojos. Así no caeré en el sueño de la muerte; así no dirá mi enemigo: "Lo he vencido"; así mi adversario no se alegrará de mi caída. Pero yo confío en tu gran amor; mi corazón se alegra en tu salvación. Canto salmos al Señor. ¡El Señor ha sido bueno conmigo!




Proverbios 1:
Proverbios de Salomón hijo de David, rey de Israel: para adquirir sabiduría y disciplina; para discernir palabras de inteligencia; para recibir la corrección que dan la prudencia, la rectitud, la justicia y la equidad; para infundir sagacidad en los inexpertos, conocimiento y discreción en los jóvenes. Escuche esto el sabio, y aumente su saber; reciba dirección el entendido, para discernir el proverbio y la parábola, los dichos de los sabios y sus enigmas. El temor del Señor es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la disciplina. Hijo mío, escucha las correcciones de tu padre y no abandones las enseñanzas de tu madre. Adornarán tu cabeza como una diadema; adornarán tu cuello como un collar. Hijo mío, si los pecadores quieren engañarte, no vayas con ellos. Éstos te dirán: "¡Ven con nosotros! y démonos el gusto de matar a algún incauto; traguémonos a alguien vivo, como se traga el sepulcro a la gente; devorémoslo entero, como devora la fosa a los muertos. Obtendremos toda clase de riquezas; con el botín llenaremos nuestras casas. Comparte tu suerte con nosotros, y compartiremos contigo lo que obtengamos." ¡Pero no te dejes llevar por ellos, hijo mío! ¡Apártate de sus senderos! Pues corren presurosos a hacer lo malo; ¡tienen prisa por derramar sangre! De nada sirve tender la red a la vista de todos los pájaros, pero aquéllos acechan su propia vida y acabarán por destruirse a sí mismos. Así terminan los que van tras ganancias mal habidas; por éstas perderán la vida. Clama la sabiduría en las calles; en los lugares públicos levanta su voz. Clama en las esquinas de calles transitadas; a la entrada de la ciudad razona: "¿Hasta cuándo, muchachos inexpertos, seguirán aferrados a su inexperiencia? ¿Hasta cuándo, ustedes los insolentes, se complacerán en su insolencia? ¿Hasta cuándo, ustedes los necios, aborrecerán el conocimiento? Respondan a mis reprensiones, y yo les abriré mi corazón; les daré a conocer mis pensamientos. Como ustedes no me atendieron cuando los llamé, ni me hicieron caso cuando les tendí la mano, sino que rechazaron todos mis consejos y no acataron mis reprensiones, ahora yo me burlaré de ustedes cuando caigan en desgracia. cuando les sobrevenga el miedo, cuando el miedo les sobrevenga como una tormenta y la desgracia los arrastre como un torbellino. "Entonces me llamarán, pero no les responderé; me buscarán, pero no me encontrarán. Por cuanto aborrecieron el conocimiento y no quisieron temer al Señor; por cuanto no siguieron mis consejos, sino que rechazaron mis reprensiones, cosecharán el fruto de su conducta, se hartarán con sus propias intrigas; ¡su descarrío e inexperiencia los destruirán, su complacencia y necedad los aniquilarán! Pero el que me obedezca vivirá tranquilo, sosegado y sin temor del mal."





El Libro de Juan Capítulo 8 del Nuevo Testamento del Expositor por Jimmy Swaggart:
EL SANTO EVANGELIO SEGÚN
SAN JUAN

CAPÍTULO 8
(32 d.C.)
EL ADULTERIO
Y JESÚS se fue al Monte de los Olivos (allí, al aire libre, Él pasó la noche).
2 Y por la mañana volvió al Templo (se refiere al despuntar el alba), y todo el pueblo vino a Él; y sentado Él, los enseñaba (Se revela a Sí Mismo como la "Palabra de Dios," la "Luz del mundo," y la "Vida Eterna"; este Capítulo, más los siguientes registrarán Su rechazo en todas estas relaciones).
3 Entonces los Escribas y los Fariseos Le traen una mujer tomada en adulterio (en el Griego, quiere decir que ella fue "sacada a la fuerza"); y poniéndola en medio (los resultados de la auto-justificación; ellos la someterían a una gran vergüenza, sin importarles sus sentimientos),
4 Le dicen, Maestro (de ningún modo tenía la intención de que fuera una expresión de cariño; nada más se referían a Él como un "maestro"), esta mujer ha sido tomada en el mismo acto, adulterando (¿por qué no trajeron también al hombre?).
5 Y en la Ley Moisés nos mandó apedrear a tales (fue cierto para el hombre como para la mujer [Lev. 20:10]): Tú pues, ¿qué dices? (De hecho, nada más Su respuesta tiene importancia, y siempre la tendrá según la Palabra; por lo tanto, ¿cómo es que obedecía Él la Ley, y al mismo tiempo, la dejaba ir libre?)
6 Más esto decían, tentándole, para poder acusarle (¡fue una trampa!). Empero Jesús, inclinado hacia abajo, escribía en Tierra con el dedo (en efecto quiere decir que Él escribió en el polvo de la piedra, porque el atrio del Templo estaba pavimentado; ¿qué fue lo que Él escribió? si el Espíritu Santo hubiera querido que nosotros lo supiéramos, Él nos lo hubiera dicho; quizá escribía lo que le acababa de decir a ellos).
7 Y cuando perseverasen preguntándole (ellos Le presionaban y exigían una respuesta), se enderezó, y les dijo, Él que de vosotros esté sin pecado, arroje contra ella la piedra el primero (ahora les volvían las tornas de la atención hacia ella y hacia Él con respecto a eso, hacia sus acusadores; ¡ellos no esperaban esto!).
8 Y volviéndose a inclinar hacia abajo, escribía en Tierra (una vez más, no nos dice lo que Él escribió).
9 Oyendo pues ellos, redargüidos de la conciencia (nos dice que la posición de ellos era tan insostenible espiritual y moralmente que ellos solamente podían desocuparse de ese local), se salían uno a uno, comenzando desde los más viejos, hasta los postreros (los describe de que cada uno dejaba caer las piedras que tenían en sus manos, y en silencio retirándose de esta Terrible Presencia): y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio (es posible que la presentaba como todavía encogida con vergüenza y un miedo mortal).
10 Y enderezándose Jesús, y no viendo a nadie más que a la mujer, le dijo (los acusadores ya se habían ido, la gran multitud dispuesta a prestar atención en lo que sucedería), ¿Mujer, dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado? (Quiere decir que ninguno estaba calificado para "acusar.")
11 Y ella dijo, Señor, ninguno (cuando ella le llamó "Señor," ella Le hizo de Él su Salvación). Entonces Jesús le dijo, Ni Yo te condeno: vete, y no peques más (registra las palabras más tiernas que ella jamás haya oído en toda su vida; Él guardó la Ley perfectamente al morir en su lugar, exactamente como lo hizo por nosotros; es por eso que Él podía dejarla libre, así como a usted y a mí).
LA LUZ DEL MUNDO
12 Y les habló Jesús otra vez, diciendo, Yo soy la Luz del mundo (Él es la Luz del Mundo porque Él es la Fuente de Vida): el que Me sigue no andará en tinieblas, mas tendrá la Luz de la Vida (los que no siguen a Jesús, andan en tinieblas).
13 Entonces los Fariseos Le dijeron, Tú de Ti Mismo das testimonio; Tu Testimonio no es verdadero (una referencia al mismo argumento usado en el Capítulo 5).
14 Respondió Jesús y les dijo, Aunque Yo doy testimonio de Mí Mismo, Mi testimonio es verdadero (a medida que Él se aproxima al fin de Su Ministerio, Él no apaciguaba más a los Fariseos como lo hizo en el Capítulo 5, sino más bien se usa como Testigo; Él no hizo así en el Capítulo 5, pero Él tenía todo el derecho de hacerlo): porque sé de dónde he venido y a dónde voy (declara Su Deidad); mas vosotros no sabéis de dónde vengo, y a dónde voy (está repleto de significado con respecto a su incredulidad).
15 Vosotros según la carne juzgáis (tiene referencia a Su Encarnación; ellos eran de la carne, que quiere decir que ellos no entendieron las cosas espirituales, y por eso juzgaban todo según la carne); mas Yo no juzgo a nadie (simplemente quiere decir que Él no vino para juzgar, sino más bien para Salvar).
16 Y si Yo juzgo, Mi Juicio es verdadero (quiere decir que Su declaración anterior de "no juzgar a ningún hombre" de ninguna manera quiere decir que esto invalida Su Posición como el Juez final de todos los hombres, sino que simplemente ¡no era Su Misión por ahora!): porque no soy solo, sino Yo y El Que Me envió, el Padre (coloca una perspectiva enteramente distinto en las afirmaciones de Cristo; en efecto, Él dice que cualquier juicio dado no depende solamente de puro conocimiento humano, sino más bien en las decisiones infalibles de Dios el Padre).
17 Y en vuestra Ley está escrito, que el testimonio de dos hombres es verdadero (sacado de Deut. 17:6; 19:15; Jesús nada más está diciendo que sobre los principios comunes de la jurisprudencia como fue puesto en la Ley de Moisés, Él está dispuesto a basar Su afirmación).
18 Yo soy El que doy testimonio de Mí Mismo (refleja Su Propia conciencia Divina de Sí Mismo), y Mi Padre Quien Me envió da testimonio de Mí (lo hizo mediante Milagros y Sanidades, etc.).
19 Y Le decían, ¿Dónde está Tu Padre? (Ellos no preguntaron: "¿Quién es Él?" ni "¿Qué es Él?" Más bien, "¿Dónde está Él?" ¡Se preguntaban con sarcasmo!) Respondió Jesús, Ni a Mí Me conocéis, ni a Mi Padre (sin rodeos Él les dice que ellos están sin Dios y, en consecuencia, ¡sin esperanza!): si a Mí Me conocieseis, a Mi Padre también conocierais (otra declaración, indicando una relación más íntima entre Él y el Padre).
20 Estas palabras habló Jesús en el lugar de las limosnas, enseñando en el Templo (donde Él estaba de pie enseñando habían dos Candeleros colosales de oro en los cuales se colgaban muchas lámparas que las encendían durante la Fiesta de los Tabernáculos, y en derredor la gente bailaba con gran gozo; Él está de pie en medio de estas lámparas y se declara "la Luz de Vida," como lo expone en el Versículo 12): y nadie Le prendió; porque aún no había venido Su hora (nadie tenía poder sobre Él en ninguna capacidad, salvo aquello que los fuere dado por el Padre).
21 Y les dijo otra vez Jesús, Yo Me voy, y Me buscaréis (¡se refiere al hecho de que ellos lo habían rechazado, y en consecuencia seguirían en busca de un Mesías, pero como era obvio, fue en vano!), mas en vuestro pecado moriréis (una de las declaraciones más serias jamás hecha por nuestro Señor; desde ese entonces hasta ahora, ellos han muerto en sus pecados, porque ellos lo rechazaron): Adonde Yo voy, vosotros no podéis venir (declara Su partida al Padre por un camino manchado de sangre por medio de una muerte violenta, pero una muerte que liberaría a la humanidad, al menos para aquéllos que creerán).
22 Decían entonces los Judíos, ¿Se ha de matar a Sí Mismo? (Esta pregunta era una burla severa, y su intención hiriente apenas se puede exagerar.) porque Él dice, Adónde Yo voy, vosotros no podéis venir (no tenían ningún entendimiento espiritual, por eso no entendieron en lo más mínimo lo que Él dijo).
23 Y les decía, Vosotros sois de abajo (quiere decir que ellos eran de Satanás); Yo soy de arriba (se refiere al Cielo): vosotros sois de este mundo; Yo no soy de este mundo (están perdidos sin Dios, porque no aceptan Al Que Solo podría salvarlos).
24 Por eso os dije, que moriréis en vuestros pecados (desde luego, este tipo de predicación despierta la gran animosidad y hasta odio de parte de aquéllos a quienes se les entregan estas palabras): porque si no creyereis que Yo soy, en vuestros pecados moriréis (declara la razón, y claramente, para su depravación espiritual).
25 Y Le decían, ¿Tú quién eres? (En efecto dice, "¿Quién eres Tú para repartir amenazas como estas?") Entonces Jesús les dijo, Lo que al principio también os he estado diciendo (el comienzo de este Mensaje, se refiere al Versículo 12).
26 Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros (aunque ellos descartaron Sus Palabras como de poca importancia, sin embargo, se cosecharían las consecuencias amargas; como Lo trataba a Él y Él Solo se decidía su destino, es así mismo para todos los hombres): mas El Que Me envió es Verdadero (así como Dios es verdadero, Cristo lo es también); y Yo lo que he oído de Él esto hablo en el mundo (el que acepta a Cristo acepta a Dios el Padre, y el que rechaza a Cristo rechaza a Dios el Padre).
27 Mas no entendieron que Él les hablaba del Padre (no conocer al Hijo, da a entender que no conocieron al Padre tampoco).
28 Les dijo pues Jesús, Cuando levantareis al Hijo del Hombre (habla de la Cruz), entonces entenderéis que Yo Soy (aquel tiempo no ha llegado todavía, pero ocurrirá en la Segunda Venida cuando miren Al Que ellos hirieron [Zac. 12:10; Apoc. 1:7]), y que nada hago de Mí Mismo (Cristo fue guiado completamente por el Espíritu Santo); mas como el Padre Me enseñó, esto hablo (aunque Él era Dios, Él era también Hombre, y funcionó totalmente como un Hombre mientras Él estaba en esta Tierra; como tal, Él tuvo que aprender tal como todos nosotros).
29 Porque El Que Me envió Conmigo está (habla de una unión que está más allá de la comprensión de los mortales; Él y el Padre eran indivisibles; eran de la misma esencia): no Me ha dejado solo el Padre (el Espíritu Santo estaba constantemente con Cristo); porque Yo hago siempre lo que a Él agrada (Cristo agradaba al Padre sin falta, lo que ningún otro ser humano puede decir).
ABRAHAM
30 Hablando Él estas cosas, muchos creyeron en Él (¡como veremos, su Fe se extraviaba ¡y era inaceptable!).
31 Y decía Jesús a los Judíos que Le habían creído (ahora presenta una parte del Mensaje sobre la cual su Fe vacilará; ¡igual sucede con millones de personas!), Si vosotros permaneciereis en Mi Palabra, seréis verdaderamente Mis Discípulos (simplemente quiere decir que tiene que creer toda la Palabra, no sólo una porción, y luego continúe creyendo con Fe; desgraciadamente, como lo indica la Parábola del Sembrador, muchos no continúan creyendo con una Fe firme; en consecuencia, refuta la Doctrina No Bíblica de la Seguridad Eterna Incondicional);
32 Y conoceréis la Verdad, y la Verdad os libertará (es el secreto de la Vida abundante en Cristo; la "Verdad" es "Jesucristo y Él Crucificado," es únicamente la respuesta para los problemas del Hombre).
33 Y Le respondieron, Simiente de Abraham somos, y jamás servimos a nadie (una declaración irónica, en vista de que ellos habían estado en esclavitud a los Egipcios, a los Asirios, a los Babilonios, a los Persas, a los Griegos, y hasta ahora estaban en esclavitud a los Romanos): ¿cómo dices Tú, seréis libres? (No veían ni admitían su verdadera condición espiritual, a la cual Jesús ya trataría de buena gana.)
34 Jesús les respondió, De cierto, de cierto, os digo, Que todo aquel que hace pecado, es siervo del pecado (y quienquiera sea siervo de pecado no es libre; hay sólo un Camino para que el Creyente pueda vencer el pecado, y esa sería la Cruz de Cristo ya que es el Objeto de nuestra Fe [Gál. 6:14]).
35 Y el siervo no queda en casa para siempre (el siervo del pecado al final será echado de la casa, es decir, "fuera del Reino de Dios"): el Hijo queda para siempre (quienquiera que permanece en el Hijo, permanecerá en casa; de lo contrario, será echado fuera).
36 Así que, si el Hijo os libertare (Cristo Solo puede liberarlo, y es mediante lo que Él hizo en la Cruz, y nuestra Fe en aquella Obra Terminada), seréis verdaderamente libres (una libertad que el mundo no se puede dar y, de hecho, ni siquiera entiende).
37 Sé que sois simiente de Abraham (en efecto, Jesús dice que ser de la "Simiente de Abraham" por nacimiento físico no contiene Salvación alguna), mas procuráis matarme (completamente negaban sus afirmaciones espirituales), porque Mi Palabra no cabe en vosotros (la razón por sus corazones crueles, a pesar de sus afirmaciones).
38 Yo hablo lo que he visto cerca de Mi Padre (una y otra vez Cristo reitera el hecho de que Él obraba solamente la Voluntad del Padre): y vosotros hacéis lo que habéis oído cerca de vuestro padre (significa que su padre era el Diablo, a pesar de sus afirmaciones religiosas).
39 Respondieron y Le dijeron, Nuestro padre es Abraham (era cierto de acuerdo a la carne, pero no era cierto espiritualmente). Les dice Jesús, Si fuerais hijos de Abraham (hijos espirituales), las obras de Abraham harías (quiere decir que Abraham amaba a Dios, tenía Fe en Dios y con anhelo esperaba al Hijo de Dios, Quien al final vendría).
40 Empero ahora procuráis matarme (Él conocía sus corazones, y debiera haberles dejado saber Quién era Él en realidad), un Hombre que os he hablado la verdad (la primera y la última oportunidad por la cual Jesús se refirió a Sí Mismo de esta manera; Él hizo eso para poner en relieve el contraste entre Él y el "asesino del hombre" de Jn. 8:44; el "asesino" es el "asesino del hombre" en el Texto Griego; Jesús es un "Salvador del hombre," mientras que Satanás es "un asesino del hombre"), la cual he oído de Dios (la representación más alta de la concepción de una Comisión Divina y de un Mensaje Divino): no hizo esto Abraham (entre tanto pudieran ser la "simiente" de Abraham, no eran sus hijos, y en este sentido, él no podía ser su "padre").
41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre (en tanto afirmaban ser la simiente de Abraham, ellos no hacían las obras de Abraham, sino más bien del Diablo). Le dijeron entonces, Nosotros no somos nacidos de fornicación (tiene referencia a la adoración falsa e idolatría que muy a menudo caracterizaba Israel de la antigüedad; también, podían, al mismo tiempo, acusar a Jesús de haber nacido así); un padre tenemos, que es Dios (presenta la afirmación orgullosa hecha todavía por aquéllos que son moralmente los hijos de Satanás, incluso como lo hacen los incalculables millones en la actualidad).
42 Jesús entonces les dijo, Si vuestro Padre fuera Dios, ciertamente Me amaríais (Jesús Solo es el patrón): porque Yo de Dios he salido, y he venido (Él Solo hizo esto, no hubo otro capaz de decir lo mismo); que no he venido de Mí Mismo, mas Él Me envió (coloca la totalidad de la Deidad en armonía con respecto a la Redención de la humanidad, y lo que Jesús haría).
43 ¿Por qué no reconocéis Mi lenguaje? (El inconverso no puede entender la Palabra del Señor [I Cor. 3:14].) porque no podéis oír Mi Palabra (ellos la oyeron en lo físico, pero no la oyeron en lo espiritual porque no conocieron al Señor).
44 Vosotros de vuestro padre el Diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir (el Señor rechaza con severidad las afirmaciones espirituales hechas por estos Judíos con respecto a su asociación con Jehová; esta es la causa de todos los problemas en el mundo). Homicida ha sido desde el principio (se refiere al hecho de que Satanás originó el pecado, y el pecado engendra la muerte), y no permaneció en la verdad (significa que realmente él estaba en la verdad, por un tiempo, hasta que se rebeló contra Dios), porque no hay verdad en él (no hay verdad alguna en él desde que se rebeló). Cuando habla mentira, de suyo habla: porque es mentiroso, y padre de mentira (Satanás es el creador de la "mentira"; en consecuencia, su reino entero de las tinieblas, en totalidad, está construido sobre la "mentira").
45 Y porque Yo digo verdad, no Me creéis (la verdad se puede creer y aceptar sólo por la Fe exclusiva en Cristo, y por el precio que Él pagó en la Cruz).
46 ¿Quién de vosotros Me redarguye de pecado? (Ellos no pudieron señalar a ningún pecado que Él había cometido, de modo que este único hecho debiera haberles mostrado Quién era Él.) Pues si digo verdad, ¿por qué vosotros no Me creéis? (Ellos no creyeron en Él porque no eran de Dios. Revela en forma claro y conciso quiénes eran ellos en realidad.)
47 El que es de Dios, las Palabras de Dios oye (podría ser dicho, "mientras más cerca a Dios está, más escucha y se somete por la Palabra de Dios"): por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios (es la razón de tanto error en la Iglesia moderna; ¡la mayoría no es de Dios!).
DECLARACIÓN
48 Respondieron entonces los Judíos, y Le dijeron, ¿No decimos bien nosotros, que Tú eres Samaritano, y tienes demonio? (Al llamarlo "Samaritano" fue el peor insulto que se le pudo dar a alguien. Por eso, ellos decían que Su Doctrina era como los Samaritanos — falsa, corrupta, y, en efecto, una mentira.)
49 Respondió Jesús, Yo no tengo demonio (hace una simple negación, y no hace caso a la acusación de ser un Samaritano); antes honro a Mi Padre, y vosotros Me habéis deshonrado (en efecto, dice que al deshonrarlo, ellos deshonraban también al Padre, a Quien ellos afirmaron servir).
50 Y no busco Mi Propia Gloria (en efecto, dice que Él no vino a esta Tierra para recibir "Gloria," sino para Redimir a la humanidad): hay Quien la busque, y juzgue (en realidad quiere decir que Dios buscó la Gloria para Jesús, y Le Juzgó digno de la Gloria).
51 De cierto, de cierto, os digo, Que el que guardare Mi Palabra, no verá muerte para siempre (quiere decir que no verá la muerte espiritual ni la muerte eterna).
52 Entonces los Judíos Le dijeron, Ahora conocemos que tienes demonio (¡ellos Le repudiaban Al Que Solo podía dar Vida!). Abraham murió, y los Profetas (describe una falta total de entendimiento de lo que Él había dicho; aunque estos hombres estaban muertos físicamente, estaban vivos espiritualmente, y en efecto, se encontraban en el Paraíso en ese mismo momento), y Tú dices, El que guardare Mi Palabra, no gustará muerte para siempre (cambiaron lo que Él dijo al insertar la palabra "gustar" en lugar de la palabra "ver"; ellos habían reducido Su declaración de lo espiritual a lo físico).
53 ¿Eres Tú mayor que nuestro padre Abraham, el cual murió? (¡sí, Él es mayor que todos éstos!) y los Profetas murieron: ¿quién Te haces a Ti Mismo? (¡Como el Hombre Cristo Jesús, Él no hizo nada de Sí Mismo! Dios Le hizo lo que Él era.)
54 Respondió Jesús, Si Yo Me glorifico a Mí Mismo, Mi gloria es nada (Él se dirige ahora a su pregunta); Mi Padre es El Que Me glorifica (Su contestación les provocó a pensar por un momento); El Que vosotros decís que es vuestro Dios (Él mencionó varias veces en todos los aspectos posibles que si ellos realmente conocieran a Dios, ellos Lo conocerían a Él):
55 Aún no Le conocéis (fue franco, y decía exactamente la Verdad); mas Yo Le conozco (como nadie jamás Lo ha conocido): y si dijere que no Le conozco, seré un mentiroso como vosotros (por muy doloroso y obvio, Jesús no retuvo nada): mas Le conozco, y guardo Su Palabra (que es en contraste con estos líderes religiosos).
56 Abraham vuestro padre se gozó por ver Mi día: y lo vio, y se gozó (en la gran Revelación de la Justificación por la Fe dada a Abraham por Dios, se le dio a entender que este gran Plan de la Redención estaba ligado, no en una filosofía sino en un Hombre, en el Hombre Cristo Jesús, y lo que Él haría en la Cruz; el Patriarca se regocijó en esto).
57 Le dijeron entonces los Judíos, Aún no tienes cincuenta años (los Judíos de esa época creyeron que un hombre no alcanzaba la madurez plena, con respecto a la sabiduría y el intelecto, hasta cumplir los cincuenta años), ¿y has visto a Abraham? (Ellos malinterpretaron Sus Palabras, o de hecho entendieron lo que Él dijo, pero no Le creyeron, en consecuencia contestaron con sarcasmo.)
58 Les dijo Jesús, De cierto, de cierto, os digo, Antes que Abraham fuese, Yo soy (en esencia Él dijo, "Antes que naciera Abraham, yo existía eternamente"; Él además dijo, "Abraham fue," "Yo soy").
59 Tomaron entonces piedras para tirarle (su reacción al Mesías): mas Jesús se encubrió, y salió del Templo, y atravesando por medio de ellos, se fue (Él pasó lentamente por en medio de ellos y siguió Su camino, y ellos nada hicieron; ¡así fue la reacción de los líderes religiosos de Israel a su Mesías!).


Primera Corintios Capítulo 13:
Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada. Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso. El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá. Porque conocemos y profetizamos de manera imperfecta; pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño. Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido. Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.


Hebreos 10:35-12:4
Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido. Pues dentro de muy poco tiempo, "el que ha de venir vendrá, y no tardará. Pero mi justo vivirá por la fe. Y si se vuelve atrás, no será de mi agrado." Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida. Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos. Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve. Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio más aceptable que el de Caín, por lo cual recibió testimonio de ser justo, pues Dios aceptó su ofrenda. Y por la fe Abel, a pesar de estar muerto, habla todavía. Por la fe Enoc fue sacado de este mundo sin experimentar la muerte; no fue hallado porque Dios se lo llevó, pero antes de ser llevado recibió testimonio de haber agradado a Dios. En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan. Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe. Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba. Por la fe se radicó como extranjero en la tierra prometida, y habitó en tiendas de campaña con Isaac y Jacob, herederos también de la misma promesa, porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor. Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa. Así que de este solo hombre, ya en decadencia, nacieron descendientes numerosos como las estrellas del cielo e incontables como la arena a la orilla del mar. Todos ellos vivieron por la fe, y murieron sin haber recibido las cosas prometidas; más bien, las reconocieron a lo lejos, y confesaron que eran extranjeros y peregrinos en la tierra. Al expresarse así, claramente dieron a entender que andaban en busca de una patria. Si hubieran estado pensando en aquella patria de donde habían emigrado, habrían tenido oportunidad de regresar a ella. Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad. Por la fe Abraham, que había recibido las promesas, fue puesto a prueba y ofreció a Isaac, su hijo único, a pesar de que Dios le había dicho: "Tu descendencia se establecerá por medio de Isaac." Consideraba Abraham que Dios tiene poder hasta para resucitar a los muertos, y así, en sentido figurado, recobró a Isaac de entre los muertos. Por la fe Isaac bendijo a Jacob y a Esaú, previendo lo que les esperaba en el futuro. Por la fe Jacob, cuando estaba a punto de morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyándose en la punta de su bastón. Por la fe José, al fin de su vida, se refirió a la salida de los israelitas de Egipto y dio instrucciones acerca de sus restos mortales. Por la fe Moisés, recién nacido, fue escondido por sus padres durante tres meses, porque vieron que era un niño precioso, y no tuvieron miedo del edicto del rey. Por la fe Moisés, ya adulto, renunció a ser llamado hijo de la hija del faraón. Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los efímeros placeres del pecado. Consideró que el oprobio por causa del Mesías era una mayor riqueza que los tesoros de Egipto, porque tenía la mirada puesta en la recompensa. Por la fe salió de Egipto sin tenerle miedo a la ira del rey, pues se mantuvo firme como si estuviera viendo al Invisible. Por la fe celebró la Pascua y el rociamiento de la sangre, para que el exterminador de los primogénitos no tocara a los de Israel. Por la fe el pueblo cruzó el Mar Rojo como por tierra seca; pero cuando los egipcios intentaron cruzarlo, se ahogaron. Por la fe cayeron las murallas de Jericó, después de haber marchado el pueblo siete días a su alrededor. Por la fe la prostituta Rahab no murió junto con los desobedientes, pues había recibido en paz a los espías. ¿Qué más voy a decir? Me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas, los cuales por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia y alcanzaron lo prometido; cerraron bocas de leones, apagaron la furia de las llamas y escaparon del filo de la espada; sacaron fuerzas de flaqueza; se mostraron valientes en la guerra y pusieron en fuga a ejércitos extranjeros. Hubo mujeres que por la resurrección recobraron a sus muertos. Otros, en cambio, fueron muertos a golpes, pues para alcanzar una mejor resurrección no aceptaron que los pusieran en libertad. Otros sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles. Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada. Anduvieron fugitivos de aquí para allá, cubiertos de pieles de oveja y de cabra, pasando necesidades, afligidos y maltratados. ¡El mundo no merecía gente así! Anduvieron sin rumbo por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas. Aunque todos obtuvieron un testimonio favorable mediante la fe, ninguno de ellos vio el cumplimiento de la promesa. Esto sucedió para que ellos no llegaran a la meta sin nosotros, pues Dios nos había preparado algo mejor. Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo. En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre.

Romanos 8:
Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu. Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: "¡Abba! ¡Padre!" El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria. De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros. La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que toda la creación todavía gime a una, como si tuviera dolores de parto. Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene? Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia. Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios. Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó. ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? Así está escrito: "Por tu causa nos vemos amenazados de muerte todo el día; nos tratan como a ovejas destinadas al matadero." Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.

Labels: